Los talibanes conquistaron este sábado Mazar-i-Sharif, el gran bastión que le quedaba al Gobierno en el norte del país, y continúan su rápido avance sobre Kabul. El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, se dirigió a los ciudadanos en un mensaje televisado para informar de que ha iniciado contactos con líderes locales y socios internacionales para encontrar de forma urgente una solución que garantice “la paz y la estabilidad” en el país.

Los talibanes avanzan sin freno para tomar Kabul, donde ya han aterrizado los primeros soldados estadounidenses enviados para apoyar la evacuación de sus diplomáticos. Los insurgentes han tomado otras dos provincias este sábado.

Las milicias se encuentran a unas decenas de kilómetros de la capital de Afganistán, según diversas fuentes. La agencia ‘Associated Press’ les sitúa ya en un distrito a 11 kilómetros.

“He iniciado consultas”, que “avanzan rápidamente” en el Gobierno, con líderes políticos y socios internacionales, para encontrar “una solución política que aporte paz y estabilidad al pueblo afgano”, ha dicho Ghani este sábado.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, habló sobre ls combates cercanos a Kabul

“El resultado se compartirá con nuestros compatriotas muy rápidamente”, ha agregado. “La removilización de nuestras fuerzas de seguridad y defensa es nuestra prioridad número uno”, afirmó el presidente.

La situación militar es crítica para el Gobierno. En poco más de una semana, los talibanes han tomado el control de casi todo el norte, oeste y sur de Afganistán y están a las puertas de Kabul. Los insurgentes se encuentran a entre 40 y 70 kilómetros de la capital, según diversas fuentes, y continúan con su ofensiva.

“No dejaré que la guerra impuesta al pueblo provoque la muerte de más personas inocentes, la desaparición de los logros de los últimos 20 años, la destrucción de instalaciones públicas y la continuación de la inestabilidad”, prometió Ghani. El presidente no hizo ninguna referencia a una posible renuncia, reclamada por algunas voces.

Dos provincias más

La toma de Mazar-i-Sharif es un nuevo golpe de fuerza contra el Gobierno afgano. Las fuerzas de seguridad gubernamentales han huido a la frontera con Uzbekistán, según Reuters.

“Los talibanes han tomado el control de Mazar-i-Sharif”, ha informado Afzal Hadid, jefe del consejo provincial de Balkh, que ha asegurado que la ciudad ha caído sin oponer mucha resistencia, aunque aún se estaban registrando choques esporádicos en las afueras.

“[Los talibanes] están desfilando con sus vehículos y motocicletas, disparando al aire para celebrar”, ha relatado a France Presse Atiqullah Ghayor, residente de la ciudad, quien explicó también que las fuerzas afganas se habían retirado de la localidad.

Los talibanes han tomado además otras dos provincias este sábado y se acercan peligrosamente a la capital. Los insurgentes han completado la toma de la provincia de Logar, en el sur de Kabul, y han detenido a las autoridades locales, según fuentes que cita AP, que aseguran que las milicias se encuentran en el distrito de Char Asyab, a 11 kilómetros al sur de la capital.

La provincia de Paktika y su capital, Sharana, también han caído a manos de los talibanes. “Los funcionarios han evacuado la casa del gobernador y el cuartel general de la Policía y los talibanes han entrado en la ciudad”, dijo a EFE el diputado por la provincia de Paktika en la Cámara Baja del Parlamento nacional, Khalid Asad.

Sharana fue entregada pacíficamente y sin “disparar una bala”, anotó Asad, ya que los funcionarios del Gobierno y las fuerzas de seguridad evacuaron la ciudad tras alcanzar un acuerdo con los talibanes por mediación de líderes tribales de la zona.

Evacuación y destrucción de documentación

Los primeros soldados estadounidenses de los 3.000 enviados para garantizar la evacuación de los diplomáticos en el país han llegado este sábado a Kabul. El domingo se espera que lleguen los últimos.

Mientras, el personal de la Embajada de EE UU se afana en destruir y quemar documentación sensible y símbolos americanos que podrían ser utilizados por los talibanes con fines propagandísticos. En una nota de servicio a la que ha tenido acceso la agencia France Presse, un responsable de la embajada indica al personal dónde se encuentra el incinerador y otros equipos para destruir documentación.

“Agradecemos también que se incluyan artículos con el logo de la embajada o del ministerio, las banderas americanas y otros artículos”, precisa la nota. Se trata de un procedimiento habitual en estos casos, según un portavoz del departamento de Estado. (Jackemate.com)

 

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin