Hora local en Rosario:

 

 

 

 

Por Jorge Metz (*)

Es una de las diferentes versiones, sobre lo que dijo Julio César antes de ser asesinado por algunos senadores conspiradores entre los que se encontraba Marco Antonio Bruto. “¿Tu quoque, Brute, filimi?” (¿Tú también, Bruto, hijo mío?) dice César. A lo que Bruto le responde clavándole un puñal “TuncCaesarmoritur” (Entonces muere César).

Un hecho terrible que simboliza la deslealtad y la traición, cuando viene de los suyos. Pero fundamentalmente para describir una traición inesperada, particularmente en los ambientes políticos. La semana pasada, el ministro de Transporte Alexis Guerrera, soportó una andanada (para ubicarnos en términos navales) de actos conspirativos, con un objetivo evidentemente destituyente. Como en el asesinato de César, fueron varias las manos que llevaban puñales, mientras lo adulaban con gestos de falsa complacencia.

Sindicalistas reclamando por barcos balizadores irrecuperables abandonados por una lejana y conocida gestión en la Subsecretaría, por demoras en los procesos de concesión, por el panorama de las terminales, por la inacción de la CARU (que no depende de Transporte), por el decreto 870/2018, por la industria naval, por una flota mercante nacional, por el canal Magdalena, por el cierre de un astillero privado, y algunas otras razones más.

Tal multiplicidad de razones, no demuestra más que la superficialidad de los argumentos. La endeblez de cada enunciado trata de ser compensada con el impacto del tamaño del potpurrí de excusas.

Hubo un paro en el puerto de Buenos Aires y supuestamente en la Hidrovía, y manifestación frente al Ministerio de Transporte. Poca gente, mucho ruido y ningún resultado.

Así como en el asesinato al César por parte de los senadores que se arrogaron ese derecho “interpretando” al pueblo; sindicalistas, periodistas de hígado flexible y muy bien pautados, y políticoides listos para caer en mega obras inventadas, esgrimen un bastardeado argumento de una soberanía que aún no ha identificado a su correspondiente opresión.

Pero resulta por demás curioso, que los mismos que conspiran contra el Ministro, al mismo tiempo adulan la gestión de la Administración General de Puertos y hasta algún Director de Informaciones y Estudios Económicos de una corporación cerealera ¨reconoce un correcto manejo de la Hidrovía…¨

Es al menos raro, ya que AGP es la responsable del proceso de licitación (por lo tanto de sus éxitos, sus fallas y sus demoras), y es por cierto una de las raíces de los reclamos justificados a la gestión llevada adelante actual.

Un sindicalista, acusa al ministro de ¨manifiesta incapacidad” para manejar los temas que está manejando AGP directamente. Nada más contradictorio. Como la discusión entre Bruto y Antonio antes de matar al César.

La Hidrovía Paraná-Paraguay, una extensa e importante autopista para barcos y barcazas mercantes

La adulación a AGP, bastión que responde directamente al Instituto Patria, incluye supuestas opiniones llamativamente favorables a su gestión por parte de sectores misteriosos poco identificables, pero que -caramba- logran llegar con una voz efímera pero oportunista en algunos medios de pauta fácil. Como lo interpretó Bruto, que creía que tenía el apoyo popular (pero no era así).

Observábamos impávidos a principio de año que no solamente estábamos demorados desde mediado del año 2019, en asegurar las condiciones de dragados y balizamiento de la Red Troncal Navegable, porque no es que no están haciendo nada, están haciendo las cosas mal. Hoy si entras en el Traffic Marine, verán dos dragas trabajando en el Paso Secundario, abajo San Nicolás.

Ese paso no se usa más para navegar, después de las modificaciones realizadas por nuestra gestión. El paso San Nicolás está perfecto, te permite cruzarte fuera del canal. Están colando agua para facturar cuando podrían estar trabajando en los sobre anchos en el Rio de La Plata, donde están todos los estudios autorizados para realizarlos. No lo hacen por inútiles, no tienen idea por dónde empezar, deben hacer cosas útiles, esto es lo que deben denunciar.

No desarmaron un solo de los nudos de congestión de tráfico que tenemos. Está demostrado que el 60 por ciento de la demora de los buques es en el Rio de La Plata. También trabajaron en el Paso Las Hermanas brazo derecho en lugar que en el Paso Borghi que estuvo en 8,34.

Pero la traición, como la de Bruto, viene de los suyos. Hace unos meses los mismos medios que exigían prudencia y “no ir contra reloj” hoy presionan al interventor de AGP para que olvide las suciedades, desprolijidades, tráficos de influencias y escupidas de asado en el proceso.

“Deme esa licitación a mí”, le exigen varios extranjeros a los que muy llamativamente se les exime de la vejación de la soberanía.

Todos se arrogan un fantasioso guiño de la mandamás, pero nadie lo tiene. La Señora concentra su estrategia en otros ministerios, y eso pone nerviosos a los caza-mega-obras que no pueden hacerse del sillón de Transportes para auto contratarse (como ya lo hicieron), y ya están casi sin tiempo.

Por eso que descargan sus puñales, demostrando una profunda desesperación, evidenciando el tamaño de su avaricia, y la debilidad de sus argumentos, que ni siquiera madura con una intensa y costosa campaña. Lo que no convence, no cuaja.

Bruto y Casio se equivocaron al tratar de interpretar la voluntad del pueblo asesinando a César, y tuvieron que marcharse a Oriente (paradójico). La gran diferencia con esta situación es que ellos eran patriotas, equivocados pero patriotas, y no corruptos conspiradores declamadores de un populismo circunstancial, que -como César a Bruto- ya es evidente y nadie les cree. (Jackemate.com)

 

(*) Capitán de Ultramar – Ex Subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante Nacional

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin