El Govern de Catalunya ha anunciado este viernes su decisión de extender a la ciudad de Barcelona y su área metropolitana (primera corona), a la comarca leridana de La Noguera y a toda la comarca del Segrià (unos cuatro millones de personas en total) las restricciones que ya afectan a tres barrios de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) para frenar los contagios de coronavirus.

Así lo ha anunciado la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, en una comparecencia ante los medios junto al conseller de Interior, Miquel Buch, y la consellera de Salud, Alba Vergés.

Son 13 municipios del área metropolitana de Barcelona, incluyendo la capital catalana, donde la Generalitat determina las mismas recomendaciones y restricciones efectuadas para L’Hospitalet de Llobregat.

Se trata de las poblaciones de Barcelona, el Prat de Llobregat, Viladecans, Sant Joan Despí, Sant Boi, Cornellà, Sant Just Desvern, Esplugues, Montcada i Reixac, L’Hospitalet de Llobregat, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs y Badalona.

Además, la Junta de Portavoces de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) ha pedido este viernes al Govern que incluya el municipio en el grupo de localidades del área metropolitana de Barcelona donde se tomarán medidas de contención para frenar la transmisión de la Covid-19.

En un comunicado, la junta de portavoces, que se ha reunido de urgencia, ha señalado que la exclusión de Sant Feliu “no está suficientemente justificada, dado el aumento de contagios en las últimas horas en la ciudad”.

El consistorio confirmó ayer la existencia de un brote con 36 nuevos contagios, la mayoría asintomática, entre usuarios y trabajadora de una residencia de ancianos. Además, el ayuntamiento ha insistido que Sant Feliu delimita de forma directa con la zona determinada por el Govern.

Ante esta situación, el consistorio ha pedido a la Generalitat que se haga un seguimiento “estricto y cuidadoso” de la evolución de la situación en el municipio, “para poder tomar las medidas pertinentes en caso que sea necesario”.

No viajar a segundas residencias

En Lleida, donde ya estaba vigente el cierre del perímetro en siete municipios del Segrià, la recomendación para restringir la movilidad y los encuentros sociales se amplía a una treintena de localidades, incluyendo también toda la comarca de La Noguera y el resto del Segrià.

A todos los ciudadanos de estos municipios, la consellera de Presidència, Meritxell Budó, les ha pedido “no viajar este fin de semana a segundas residencias”. La previsión inicial, ha especificado el conseller Buch, es que estas restricciones se mantengan durante 15 días.

Budó ha apelado al “deber cívico” de los catalanes para que respeten las restricciones y recomendaciones para frenar la expansión del coronavirus, porque se trata de la “última oportunidad” antes de tomar “medidas más drásticas”, ha dicho.

Nos encontramos ante la última oportunidad para evitar que tengamos que hacer un salto en las medidas de contención de toda la población”

La consellera ha advertido que “si la evolución actual de la pandemia se mantiene”, tendrán “que tomar decisiones más drásticas bien pronto”.

“Nos encontramos ante la última oportunidad para evitar que tengamos que hacer un salto en las medidas de contención de toda la población, y especialmente en una parte muy importante del área metropolitana de Barcelona”, ha alertado.

Budó ha recalcado que “la pandemia continúa y avanza sin freno”, por lo que ha advertido a la población de que “hay que hacer caso a todas las decisiones y medidas que toma el Govern y seguir todas las indicaciones de las autoridades sanitarias y locales”. ”Pedimos a todos los ciudadanos que lleven su deber cívico y su nivel de compromiso personal y colectivo” a un estrato “superior”, ha añadido.

La consellera de Salut, Alba Vergés, ha asegurado por su parte que la transmisión comunitaria “existe y es fuerte” en las zonas en las que se ha optado por recomendar a los ciudadanos que permanezcan en sus domicilios y que los casos de positivos por Covid-19 se han multiplicado por tres en la última semana, aunque no ha facilitado datos concretos.

Además, ha afirmado que se ha notado un incremento en las llegadas de pacientes a las urgencias de los hospitales catalanes, algunos de los cuales están en las unidades de cuidados intensivos.

”La cuestión es actuar antes de llegar a niveles de compromiso para los hospitales”, ha dicho, como ya sucedió en la primera oleada de la pandemia.

Más allá de la recomendación de no salir de casa, la Generalitat establece las siguientes restricciones (vigentes desde el martes en tres barrios de L’Hospitalet) en los 13 municipios del área metropolitana, La Noguera y toda la comarca del Segrià.

Mejor en casa

Se recomienda que la población no salga de sus domicilios, aunque existen numerosas excepciones: acudir al puesto de trabajo (siempre que no se pueda teletrabajar), ir a centros sanitarios, asistir a personas mayores, niños o dependientes, ir a tiendas de alimentación o a otros establecimientos comerciales (mediante cita previa), desplazarse a entidades bancarias, de seguros o por requerimientos judiciales o notariales, realizar encuentros y actividades deportivas o de ocio con personas del grupo de convivencia habitual, atender huertos familiares.

Poblaciones catalanas donde se registraron los rebrotes de Coronavirus

También se puede salir por motivos de fuerza mayor o situación de necesidad y para realizar exámenes o pruebas oficiales inaplazables.

Los contactos deben limitarse, siempre que sea posible, al grupo de convivencia habitual y estable y a grupos reducidos. En este sentido, se limitan las reuniones tanto en el ámbito privado como en el público a un máximo de 10 personas.

Además, se exige extremar las medidas de precaución establecidas: máscara, distancia y lavado de manos frecuente.

La consellera Vergés ha subrayado que “los contagios se están produciendo en encuentros familiares y sociales”, y que por ello se hace necesario “reducir estos encuentros y evitar que haya muchas personas en ellos”. “Lo importante es dejar de socializar”, ha remarcado.

Lo importante es dejar de socializar

El aforo en el interior de los establecimientos de hostelería se limita al 50% del autorizado y el consumo debe realizarse en mesas. Deberá de haber además dos metros de distancia entre mesas o grupos de mesas en las terrazas. El servicio a domicilio y las comidas para llevar se consideran preferentes al consumo en los locales.

La actividad de discotecas y salas de fiesta queda suspendida. También cierran teatros, cines, piscinas, parques de atracciones, parques infantiles y gimnasios. Permanecen abiertos, sujetos a medidas, museos y bibliotecas. También se mantienen las actividades de casals y colonias de verano, siguiendo los protocolos.

Las playas, “prescindibles”

Respecto a las actividades deportivas, se recomienda que se hagan de forma individual o con las personas con las que se convive, y las playas no se prohíben directamente, como casi todo el resto de medidas, pero la consellera Vergés ha considerado que son prescindibles.

”La gente ha de saber decidir y el riesgo al que se expone”, ha considerado, y ha dicho que si no se bajan los contagios deberán tomarse “medidas más drásticas”, como el confinamiento total.

Cabe destacar que la limitación de un máximo de 10 personas en los encuentros sociales está vigente en Lleida pero no así en L’Hospitalet de Llobregat, donde un juez no dio validez a la restricción.

En este sentido, el conseller Buch ha indicado que no entiende por qué las instancias judiciales aprueban una “petición idéntica” en un lugar y la prohíben en otro.

En este sentido, Buch ha denunciado que sus herramientas para actuar con “velocidad y efectividad” contra el coronavirus son “irrisorias” debido a la “inseguridad jurídica” que supone que no todas las restricciones que plantea la consellería de Salut, como autoridad sanitaria, sean avaladas por los jueces.

Buch ha indicado que la resolución de las medidas que plantean la tendrá que autorizar ahora un juez, por lo que ha constatado que la “autoridad sanitaria” de Catalunya “no tiene capacidad para tomar decisiones”, ya que “siempre está pendiente de que alguien lo autorice”.

Esta situación, ha añadido, “recorta” la “velocidad y efectividad” que puede tener la Generalitat, debido a su “falta de herramientas legales” para actuar e imponer medidas restrictivas para evitar la propagación del coronavirus.

“Las herramientas que tenemos son irrisorias para la lucha contra la pandemia”, ha lamentado. ”No es sencillo imaginar qué dictará un juez. Esto nos genera una cierta complejidad”, ha asegurado Buch, que ha apuntado que el Govern defiende que la consellería de Salut tendría que ser la autoridad sanitaria con capacidad de decidir si se pueden o no adoptar medidas “indispensables”, como prohibir los encuentros de más de diez personas.

Sant Jordi

Asimismo, la portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha apuntado que “con mucha probabilidad” no se podría celebrar la festividad de Sant Jordi excepcionalmente convocada para el 23 de julio, tras haberse suspendido la del 23 de abril debido al confinamiento por la pandemia de coronavirus.

La festividad se celebrará, pero las medidas anunciadas por el Govern han hecho necesario que la fiesta prevista en el paseo de Gràcia de Barcelona se haya suspendido. Ello no supone que la fiesta del Libro y de la Rosa no se celebre.

Las librerías y las floristerías podrán montar sus puestos frente a los establecimientos y vender libros y flores, siguiendo las medidas de seguridad pertinentes. Incluso la firma de ejemplares por parte de los autores es viable, siempre que las librerías reúnan las condiciones requeridas. Las nuevas medidas de seguridad recomiendan la dispersión de la fiesta y evitar las aglomeraciones.

“La Cambra del Llibre de Catalunya, institución que agrupa a los gremios y asociaciones de editores, libreros, distribuidores y de la comunicación gráfica de Catalunya, junto con el Gremi de Floristes, comunican que, de acuerdo con las nuevas medidas adoptadas por las autoridades sanitarias, el Día del Libro y de la Rosa del 23 de julio se celebrará, en la ciudad de Barcelona, en cada librería y floristería, y renuncian al espacio común que estaba previsto en el Paseo de Gràcia. En el resto de municipios de Catalunya se celebrará de acuerdo con la situación sanitaria que tenga cada uno de ellos. (La Vanguardia/Jackemate.com)

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin