Hora local en Rosario:

 

 

 

 

Por Ricardo Marconi (*)

¿El dictador Benito Amilcare Andrea Mussolini confundió cuerpos de extraterrestres con los de pilotos alemanes?  El interrogante, como secuela de una conspiración, forma parte de una antigua y novelesca historia que se asegura ocurrió en 1933.

La historia mundial señala que Mussolini, nacido en Predappio el 29 de julio de 1883, y por su rango militar llegó a encumbrarse como el Primer Mariscal del Imperio, a la vez que formó parte del Movimiento del Nacionalismo Italiano y del Fascismo Republicano, así como de la entente junto a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Alcanzó la presidencia del Consejo de Ministros Reales de Italia, desde 1922 hasta 1943 y trascendió que entre las razones por las cuales se dio tal circunstancia hay una que indica que pudo haber sido que la decisión, antes enunciada, fue tomada   cuando un Objeto Volador no Identificado se estrelló en Italia y fue recuperado en 1933, y fue “confundido” con tecnología alemana.

Acceso a documentos 

El secretario del Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos y presidente de la Coalición Internacional para la Búsqueda Extraterrestre, consiguió documentos que mostraban la existencia del denominado “Gabinete RS/33”, creado a partir del accidente de un misterioso avión, ocurrido e l 13 de junio de 1933.

Disposiciones de Mussolini 

Mussolini, temeroso por no conocer con precisión lo ocurrido, dio inmediatas órdenes para que el episodio fuera ocultado y autorizó para que “el estudio e investigación” del extraño objeto fuera derivado a un Comité Ultrasecreto.

El presunto OVNI que asustó a Mussolini estaba, en realidad, dirigido por el inventor Guglielmo Marconi, premio Nobel e impulsor de la radiotransmisión a larga distancia.

El episodio sucedió en las cercanías del lago Maggiore, en la frontera entre Piamonte y Lombardía y los soldados italianos, no sólo recuperaron los restos del aparato, sino que hicieron lo propio con los cuerpos de los pilotos, que fueron trasladados a un hangar de Suai Marchetti, en Vergiate, donde estuvieron 12 años.

Un ufólogo explicó que el objeto era cilíndrico, con un cuello similar al de una botella y tenía pequeñas luces blancas y rojas a los laterales.

Pilotos colocados en formol 

Los pilotos fueron conservados en formol y se pudo saber que medían más de 1,80 metros y tenían el cabello rubio y ojos celestes, lo que convenció a Mussolini que eran alemanes y que el aparato era una “nueva arma” creada por el Tercer Reich.

¿Invento alemán? 

Seis meses antes del incidente, Adolf Hitler era nombrado canciller de Alemania. Sus demandas territoriales ya tenían 3 años, tornándose cada vez más agresivas y amenazando con una guerra.

Era lógico creer que aquel invento solo podía ser un prototipo de la Luftwaffe que estaba siendo reorganizada. Quizás, esa fue la razón del por qué Italia tomó porte del conflicto a favor de los alemanes.

El Duce, Benito Mussolini, con el jefe del Tercer Reich, Adolf Hitler, presdiendo un desfile militar

En los años 50, y después de finalizar la II Guerra Mundial, personal de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que ocupó las fábricas de mantenimiento de aviones italianos tomaron custodia de los restos del presunto OVNI, los cuales fueron llevados posteriormente a su país.

Según el especialista en accidentes aéreos y miembro de Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos, Leonard Stringfield, los restos se llevaron a la base Wright-Patterson de la Fuerza Aérea, en Ohio.

William Brophy, quien afirmó que su padre vio los cuerpos cuando ocupó el cargo de teniente coronel en la base enunciada y otros testigos que vieron los cuerpos, aseguran que estos parecían gemelos.

Trascendió que tenían el cabello largo y rubio, frentes muy grandes y despejadas, ojos azul claro y «rasgos asiáticos». Con la nariz, boca y mentón pequeño, labios finos y la piel muy pálida.

¿Eran humanos? 

Debido a que los cuerpos se conservaron en formol, se pudo apreciar que las heridas coincidían con las del accidente. Aunque, sorprendentemente, sus cabezas estaban intactas.

Según William Brophy padre, un biólogo francés que fue invitado a estudiar los cuerpos, terminó bastante perturbado. Su piel no tenía gránulos de queratina, algo esencial para la hidratación y protección de rayos UV, además de ayudar en la retención de agua.

También descubrió que sus sistemas linfáticos eran dominantes, reemplazando casi en su totalidad el sistema sanguíneo. Esto proporcionaba un alto grado de protección contra cualquier enfermedad.

En pocas palabras, no parecían humanos. 

El presidente Franklin D. Roosevelt firmó el 22 de febrero de 1944, el memorando para el comité especial de ciencia y tecnologías no terrestres, en el que se podía leer:

«Agradezco los esfuerzos y el tiempo dedicados a producir conocimientos fructíferos sobre la propuesta para identificar formas de hacer avanzar la tecnología y el progreso de la nación, descendiendo a la realidad de que nuestro planeta no es el único que alberga vida inteligente en el universo»

El texto, el cual fue clasificado como «doble-secreto» es parte del documento MJ-12 (Majestic 12), creado por testimonios de muchos investigadores, según del investigador Erick Sumoza. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Postítulo en Comunicación Política

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin