El último ex presidente vivo y actual senador nacional por La Rioja, Carlos Saúl Menem, falleció este domingo a la edad de 90 años en el sanatorio Los Arcos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde había ingresado por una infección urinaria, confirmaron allegados a la familia del último caudillo federal peronista histórico.

Carlos Saúl Menem fue una figura central en la joven democracia argentina que, pese a su condición peronista, gobernó la Argentina durante más de una década con un fuerte sesgo neoliberal plasmado en profundas reformas políticas, económicas, sociales y culturales que constituyeron la antesala de la aguda crisis desatada en el 2001, bajo el mandato del radical Fernando de la Rúa.

El senador riojano de padres árabes oriundos de Yabruk venía atravesando complicaciones de salud. Primero estuvo internado en el Instituto del Diagnóstico y Tratamiento, a raíz de una neumonía bilateral, y hace algunas semanas debió ser internado por una infección urinario.

El caudillo riojano, que siempre emuló la figura del otrora jefe federal en los albores de la República Argentina, Facundo Quiroga, devolvió el poder al peronismo en 1989 y fue la persona que, por más tiempo, encabezó el Poder Ejecutivo sin interrupciones en la historia del país, tras haber sellado en 1994 el llamado “Pacto de Olivos” con el radical también fallecido Raúl Alfonsín, el primer presidente democrático, tras la dictadura cívico-militar impuesta en 1976.

El líder de La Rioja, provincia a la que gobernó en dos períodos, asumió la Presidencia el 8 de julio de 1989, cinco meses antes del inicio previsto para el mandato, con promesas de “revolución productiva” y “salariazo”.

Aunque meses después su gobierno estuvo marcado por una política de corte neoliberal que incluyó la privatización de varias empresas del Estado, cambios en las leyes laborales que implicaron la pérdida de antiguas conquistas de los trabajadores y una estrategia de “relaciones carnales” con Estados Unidos.

Asumió el poder en medio de un proceso de hiperinflación heredado de la administración de Alfonsín y, una vez en el gobierno, tejió inesperadas alianzas entre el peronismo y dirigentes de ideología liberal que hicieron sentir incómodos a muchos de sus compañeros de tantos años de lucha.

Con Domingo Cavallo como su “superministro” de Economía, impuso el “Plan de Convertibilidad”, que hizo que los argentinos vivieran durante años con paridad cambiaria, en la que un peso equivalía a un dólar, un germen -sumado a otros factores- de la crisis económica, social y política que estalló en el 2001, cuando gobernaba la Alianza.

Durante la gestión de Menem estallaron múltiples conflictos sociales, la mayoría de ellos por las pérdidas de fuentes de trabajo a causa de las privatizaciones y la precarización del mercado laboral al ritmo del plan de flexibilización que motorizó el empresariado.

Adiós a las empresas estatales

La Ley de Reforma del Estado sancionada a fines de 1989 lo habilitó a privatizar a lo largo de esa década varias empresas estatales, incluidas YPF, Ferrocarriles Argentinos, Gas del Estado, Aerolíneas Argentinas, Elma, Correo Argentino, YCF, abandonamos proyectos militares de envergadura para la Defensa como el desarrollo de los cohetes ‘Cóndor I y II’ y del Tanque Mediano Argentino (TAM), entre otros, y el complejo minero-siderúrgico Hipasam-Altos Hornos Zapla-Somisa.

Muchos de esos procesos privatizadores, entre ellos la entrega a manos extranjeras de recursos naturales estratégicos, fueron los puntos más cuestionados de su gestión, al igual que la calidad institucional, que tuvo su máxima expresión en la denominada “mayoría automática” de la Corte Suprema, que le permitió desplegar sus políticas sin sobresaltos judiciales.

Menem, quien estuvo preso de la dictadura militar en Las Lomitas (Formosa), tomó el argumento de la “reconciliación nacional” para firmar en 1990 uno de sus más polémicos decretos, como fue el indulto con el que liberó a los ex comandantes de la Junta Militar condenados por múltiples y gravísimos delitos de lesa humanidad.

Sus estrategias políticas y su insistencia por lograr la reelección, alcanzada finalmente en 1995, lo llevaron a reformar en 1994 la Constitución Nacional, después de que el país entero se sorprendiera con la firma del “Pacto de Olivos”, otra vez con Alfonsín como co-protagonista.

La nueva Constitución abrió paso a la reelección presidencial, antes vedada; derrumbó el Colegio Electoral que hasta entonces elegía al jefe del Estado; redujo de seis a cuatro años el período de mandato del Presidente y aumentó el número de senadores con una garantía de representación para la minoría, entre otros puntos.

Menem-Duhalde, la fórmula presidencial de las bases que derrotó a la dirigencia del PJ

Menem-Duhalde, la fórmula presidencial que devolvió al PJ a la Casa Rosada

Menem, un político de raza, de aquéllos que recorrían el país en cualquier medio de transporte para las campañas, mostró un estilo campechano, con largas patillas y acento riojano, lo cual lo ayudó a crecer en popularidad dentro de las filas del peronismo, al que abrazó en su juventud.

Tal fue así su campaña dentro del PJ para conseguir su candidatura presidencial, junto a su compañero de fórmula, el bonaerense Eduardo Duhalde, y derrotar a la otra, conformada por Antonio Cafiero y el ‘Gallego’ José Manuel de la Sota, quienes, representando los intereses de la dirigencia partidaria, terminaron derrotados por las bases de los militantes.

En los años 90, algunas de sus actitudes en el ejercicio de la Presidencia eran consideradas extravagantes, como la vez que jugó en cancha llena al fútbol con la camiseta de la nuetra Selección, o cuando viajó desde Buenos Aires hacia Pinamar, en tiempo récord, al mando de una Ferrari Testarossa recibida de regalo y que posteriormente fue subastada.

Pero sus políticas de Estado no fueron toleradas por completo en el partido fundado por tres veces presidente teniente general Juan Domingo Perón, al punto de que durante su gobierno hubo profundos cambios en la tradicional liturgia del partido y su mandato quedó más asociado al “menemismo”, que al peronismo como se lo había conocido hasta entonces.

Gobernó en La Rioja entre 1973 y 1976 (hasta la llegada de la dictadura) y entre 1983 y 1989, año en que dejó la provincia para hacerse cargo anticipadamente de la Presidencia por la renuncia del radical Raúl Alfonsín, por lo que su asunción se hizo efectiva cinco meses antes de la fecha prevista para el fin de su mandato.

Menem dejó el poder en diciembre de 1989, cuando el peronismo, que llevó como candidato a Eduardo Duhalde, fue derrotado en las elecciones por la coalición UCR-Frepaso que postuló al radical Fernando de la Rúa como presidente y al frepasista y ex peronista ‘Chacho’ Álvarez como vice.

En 2001 pasó seis meses en prisión en la causa por la venta de ilegal de armas a Ecuador y Croacia, por orden del juez federal Jorge Urso.

En 2003 intentó volver a la Presidencia. Habiendo sido el más votado en la primera vuelta de los comicios de ese año, pero -consciente de que todas las encuestas lo daban como seguro derrotado frente a Néstor Kirchner- bajó su postulación y no se presentó al balotaje. Al momento de su muerte ocupaba un escaño en el Senado de la Nación como representante de su La Rioja natal.

Ahora con su deceso seguramente se abrirá una nueva grieta entre los argentinos. Se abrirá un debate entre los pro, los contra y los neutros opinadores de su vida política y personal, pero será la historia, como siempre lo ha sido desde antes del Cabildo Abierto del 25 de Mayo de 1810, quien lo juzgue entre los mortales, aunque para eso deberán pasar, al menos, dos décadas.

Tres días de duelo nacional y será velado en el Congreso Nacional

El presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, confirmó que el cuerpo del ex presidente será velado en el Congreso Nacional, el funcionario ya está en contacto con la familia del fallecido ex mandatario para definir los detalles del velorio, que se realizará en el Salón Azul del Senado.

El presidente Alberto Fernández, por otra parte, consensuó con la vicepresidenta Cristina Fernández y con Massa la decisión de ceder el Congreso para realizar el velatorio del ex presidente. Luego, el presidente de la Cámara baja se puso en contacto con la familia del senador para preparar los detalles del funeral.

El Gobierno también decretó tres días de duelo nacional, a partir de este domingo por la muerte de quien fue dos veces elegido presidente de la Nación, Menem recibirá “todos los honores de un ex presidente”, expresó el mandatario en declaraciones periodísticas, y adelantó que apenas se reponga la familia del duelo pondrán un busto del riojano en la Casa de Gobierno.

“Teníamos el busto suyo preparado para ponerlo en Casa Rosada y con Zulemita siempre postergábamos la imposición del busto porque queríamos que él se repusiera y estuviera presente y lamentablemente no lo logramos, así que una gran pena la verdad. Tengo mucha pena”, contó el presidente Fernández. (Jackemate.com)

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin