Por Ricardo Marconi (*)

El enfrentamiento entre israelíes y palestinos muestra, con claridad meridiana, la diferencia de poder armamentístico entre las partes, por lo que es intención de esta columna exponer la distancia existente de fuerzas en ese sentido.

La televisión, diarios y las redes sociales invadieron los medios de comunicación, mostrando videos profesionales, institucionales y caseros con imágenes de los misiles de Israel interceptando –con un altísimo grado de efectividad-, en el aire cohetes disparados por palestinos desde la Franja de Gaza, con lo que se evitó un importante número de víctimas humanas israelíes militares y civiles desde el 11 de mayo al momento de generarse esta columna.

El armamento de defensa de Israel al que se le ha dado trascendencia a nivel mundial, -esto es el escudo antimisiles-, como si fuera un nuevo armamento, en realidad ya tiene más de una década de funcionamiento, aunque fue ganando en eficacia, al punto tal que se estima logra interceptar alrededor de un 90 por ciento de los disparos palestinos.

La “Cúpula de Hierro”, como se la denomina, ha sido desarrollada por una empresa de Haifa y es considerada en el orbe como una de las armas defensivas más sofisticadas que impide que caigan cohetes en el sur del territorio de Israel y provoquen muertes, heridos y daños.

Además de interceptar disparos enemigos en el aire, el equipo de la “Cúpula de Hierro” lee la salida de los cohetes y, paralelamente, hace lo propio con su trayectoria.

Ello genera una señal de alarma inmediata que funciona como aviso a la población para que se proteja en un lapso que oscila, según se sitúe el objetivo, entre 20 y 30 segundos o más.

Los israelíes poseen un refugio antimisiles cada dos cuadras y en su interior hay para subsistencia agua y alimentos. Luego, por un tiempo determinado, los habitantes evitan salir al exterior para proteger su vida.

La eficacia del arma defensiva aludida obligó a los palestinos a lanzar centenas de proyectiles a la vez, para obligar al escudo a elegir a cuáles interceptar. Una de las ciudades /objetivo más importante fue Ashkelon, donde se notaron mayormente los juegos de luces devenidos de la trayectoria del interceptor y la explosión del cohete que no logró su cometido.

El Ministerio de Defensa judío repartió por el mundo las imágenes de los cohetes interceptados por el sistema de la “Cúpula de Hierro”. Incluso explicó que “si el sistema israelí detecta que el cohete caerá en una zona despoblada lo deja seguir su curso”.

Acuerdo

Israel y EE.UU. antes que se iniciara el conflicto que detallamos firmaron un acuerdo para crear una empresa que tendrá como objetivo fabricar antimisiles en territorio norteamericano.

Hay fuentes que afirman que grupos de rebeldes desertaron del apoyo que brindaban al ejército sirio porque Washington dejó de brindarles asistencia, haciendo lo propio, en su momento, el grupo Shuhada Al- Qaratayn, que formaba parte del Ejército Libre de Siria (ELS).

Los niños palestinos de Gaza sufren los horrores de una desigual guerra

Estados Unidos, mediante el apoyo a esos grupos armados en la zona de A-Tanf, buscaba detener el avance de fuerzas sirias en la frontera sirio-iraquí, donde había una fuerte presencia del Ejército Islámico. El objetivo no era otro de hacerse con el control de las principales urbes.

Evaluación del costo humanitario         

En una entrevista de quien esto escribe con el oficial militar del Ejército israelí y experto en seguridad en campo y reconocimiento, Nimrod Arad, el mismo señaló: “Nuestras fuerzas militares se enfocan en lo humanitario, ya que previamente a cualquier materialización de todo tipo de acción directa, se hace una evaluación del costo civil y se miden las consecuencias.  Se estima el resultado a obtener y luego se acciona”.

Arad agregó: “Ello incluye un análisis de habitantes no combatientes que hay en el lugar del impacto y se incluyen las consecuencias del accionar. Por ello, a veces, ocurre que deben cancelarse operaciones de respuesta a ataques, debido a que en lugar del ataque hay mucha población civil”.

El funcionario de Inteligencia también remarcó que “el actor civil es una línea básica y estratégica para determinar si la operación va a tener un efecto positivo o no. Si hay mucha población la operación se cancela”.

“Es más, aunque no trasciende públicamente, tenemos registros de soldados que sugieren a sus generales que cancelen acciones en nodos no militares para evitar una mayor cantidad de muertes de inocentes. En cualquier enfrentamiento bélico, lamentablemente es inevitable las bajas humanas circunstanciales y es por eso que tomamos muy seriamente la información sobre los puntos de impacto, teniendo en cuenta que se utiliza la última tecnología en seguridad y defensa de ciudades, así como procedimientos de observación, control y respuesta policial y militar para asegurar la defensa de territorios urbanos y rurales, a los fines de evaluar modos de actuación diferenciados”, añadió.

“Incluso-agregó Arad-, tenemos maneras de establecer, con drones, si en las edificaciones a bombardear hay personas que las ocupan. Tras establecer si es posible salvar vidas advertimos sobre los lugares a atacar”.

La ex Guerra de las Galaxias

Cuando Estados Unidos preparó el programa que denominó “La Guerra de las Galaxias”, en la presidencia de Ronald Reagan, quien dispuso poner en marcha un ambicioso plan de defensa para frenar ambiciones soviéticas.

Se planificó la utilización de misiles, espejos reflectores de rayos láser estacionados en el cosmos, chorros de partículas atómicas que apuntaban a bases fijas de misiles enemigos, el uso de sustancias químicas y radioactivas venenosas y nano sustancias que requerían que el lanzamiento se produjera cerca del objetivo.

En 2014, Rusia descendió sus ventas a 11.200 millones ya 11.100 millones en 2015. En ese mismo año también el mismo estudio reveló que Venezuela se convirtió en un foco de interés para el marketing de las armas rusas.

En 2015 también fueron los mayores compradores Qatar, Egipto, Arabia Saudita, Corea del Sur, Pakistán, Israel, Los Emiratos Árabes Unidos e Irak.

Dicho año, el secretario de Estado de Defensa de Estados Unidos Ashton Carter el 24 de junio –más precisamente-, anunció el despliegue en países de Europa del Este 250 tanques, vehículos blindados y artillería para ayudar a la Organización del Tratado de Atlántico Norte, ante las amenazas de islamitas radicales, siendo los países beneficiados: Bulgaria, Polonia, Rumania, Estonia, Letonia y Lituania. Esto se concretó a partir de que Rusia apoyó con soldados a separatistas del este de Ucrania.

Es de destacar que el informe denominado Transferencias de Armas Convencionales, a países en desarrollo, en el período 2008/2015 fue elaborado por el Servicio de Investigación del Congreso y se entregó en diciembre de 2016.

Así, en diciembre de 2016 se conoció la venta global de armamento de 2015, alcanzando la cifra a 40.000 millones de dólares y los países en desarrollo compraron por 65.000 millones de dólares, mientras que Francia fue el segundo vendedor por 15.000 millones de dólares, según un estudio que realizó el Congreso de los Estados Unidos.

Por ese entonces, los principales proveedores de armamento fueron Suecia, Italia, Alemania, Turquía, Gran Bretaña e Israel y se presumía que la superpoblación podría ser el desencadenante de una guerra nuclear.

Cabezas nucleares 

En una guerra nuclear nadie gana, y el hombre no está lejos de iniciar el Armagedón

En función de ello se acordó que 50 cabezas nucleares de las fuerzas armadas estadounidenses fueran retiradas de la base turca de Incillick, que está a 100 kilómetros de la frontera Siria. Vale recordar que desde allí partían misiones de bombardeos al ISIS. Es de hacer notar que en Siria e Irak hay armamento nuclear depositado desde la guerra fría.

Además, la base belga de Kleine Brogel guarda cabezas nucleares de EE.UU, así como de Italia, Holanda y Alemania. Y hay en existencia, listos para utilizarse, misiles teleguiados en los destructores USS Porter y USS Ross

Del informe que damos cuenta surge con claridad que el país del Norte lideró la coalición internacional con países europeos y árabes del Golfo Pérsico, con bases para bombardear al ISIS.

Dicha coalición posee más de 1.000 efectivos, sólo de   tropas especiales, mientras que la Guardia Revolucionaria junto a Hezbollah, en 2017 poseían 8.000 hombres para proteger Siria, según lo puntualizó su portavoz Igor Konashenkow.

La bomba N

Los enfrentamientos entre las potencias militares y los grupos terroristas permiten a las primeras utilizar armas de prueba y uno de esos casos ha sido la bomba N.

La Bomba N fue usada por la Organización del Tratado del atlántico Norte (NATO) como armamento en Yemen, combatiendo al ISIS. Es una bomba de neutrones llamada bomba de radiación incrementada o bomba de radiación forzada.

Es una bomba derivada de la Bomba H que los EE.UU. comenzaron a desplegar a finales de la década del 70. En las bombas H normalmente el 50 % de la energía liberada se obtiene por fisión nuclear y el 50% restante por fusión.

En la de neutrones se consigue bajar el porcentaje de energía por fisión a menos del 50% e incluso habría llegado a hacerlo a cerca de sólo el 5%.

De las radiaciones que se producen en el instante de la explosión, la que aquí nos atañe es la de neutrones. Una gran cantidad de estas partículas son emitidas con niveles energéticos muy altos y, por lo tanto, con gran capacidad de penetración.

En las reacciones de fusión, se producen neutrones rápidos. Estos se utilizaban para fisionar el material (U-235 o U-238).

La invención que nos ocupa se atribuye a Samuel Cohen, quien la logró desarrollar en 1958. Los ensayos se autorizaron por el gobierno norteamericano y la primera experiencia se concretó en 1963, en el estado de Nevada.

Luego el desarrollo técnico de la bomba fue aplazado por un tiempo por el ex presidente Jimmy Carter en 1978, tras protestas generadas en contra de la administración por la intención de planear el despliegue de ojivas en Europa.

Ronald Reagan reinició la producción en 1981 y actualmente hay varias naciones que están en condiciones de construir ojivas de neutrones, que son bombas capaces de ser transportadas en misiles y producen radiaciones ionizantes-radioactividad- hasta 7 veces mayor que la de una bomba H, fundamentalmente rayos X y Gamma de alta penetración. Gran parte de dicha radioactividad es de menor duración que la de una bomba de fisión.

Con una bomba N se produce poca destrucción de estructuras y edificios, pero genera gran afectación y muerte de seres vivos, incluso aunque estos se encuentren dentro de vehículos e instalaciones blindadas y acorazadas.

Palestina viene perdiendo territorios desde 1946 por una partición no deseada e injusta

Es por eso que estas armas han sido incluidas dentro de la categoría de tácticas, pues permiten la continuación de operaciones militares en el área sin ser afectadas por estar dotadas de protección específica, motivo por el cual sus usos son estratégicos y tácticos debido a que las radiaciones pueden penetrar los armamentos blindados, mientras que no ocurre con instalaciones subterráneas blindadas con plomo.

Un efecto colateral es la activación neutrónica de materiales que están en las cercanías, amplía los efectos de la radiación. En la tierra se pueden activar el hierro de los carros blindados haciendo que se transmute en cobalto-60.

Otro caso es con el yodo del mar, aunque este efecto no es directo, pero puede llegar a afectar a personas a través del consumo de alimentos de productos del mar.

Cambios tecnológicos

Hace tres años y dos meses se modificaron los cambios tecnológicos utilizando criterios globales referidos a la utilización del espionaje como mecanismo de anticipación de decisiones internacionales gubernamentales.

Y como resultante de ello, se ha dejado de usar, de manera intensiva, al espía en territorios hostiles. Hoy, los satélites de la Agencia de Seguridad Nacional reemplazan al agente encubierto.

De lo que se conoce, a nivel de trascendidos, puede mencionarse que Estados Unidos tendría actuando a nivel mundial alrededor de 5.000 espías y 30.000 dedicados a escuchar lo que recogen los satélites de la NSA cada 3 horas, esto es información suficiente como para llenar la biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Armas horribles

En Ginebra (1925), se prohibió el uso, aunque no la posesión de armas químicas y biológicas. Entró en vigor el protocolo en 1928 y es uno de los pocos protocolos que se convirtieron en norma internacional.

En la II Guerra Mundial ningún país utilizó gas en el campo de batalla. Incluso Hitler, expuesto al gas en la I Guerra Mundial, se negó a ordenar su utilización contra los combatientes, pese a su voluntad de gasear a judíos, gitanos y otras minorías.

Desde la II Guerra están categorizadas las químicas como “armas de destrucción masiva” pese a no tener el poder de aniquilación de las nucleares.

A lo largo de la historia hubo una repugnancia generalizada hacia el uso de venenos contra seres humanos en guerra. Ese asco se remonta hasta los griegos dijo Joanna Kidd, del College de Londres.

Con los avances de la química en la Convención de la Haya en 1899, se acordó no utilizar proyectiles “asfixiantes o gases deletéreos”.

Mussolini utilizó gas Mostaza en Abisinia, actualmente Etiopía; y en 1940-41 los japoneses usaron armas químicas y biológicas en China, donde por un buen tiempo después se desenterraron granadas de gas venenoso sin explotar.

Japón suspendió el uso de este tipo de armamento cuando EE.UU., a través de Franklin D. Roosvelt, les advirtió que “ello tendría consecuencias”.

En 1965/67 Gamal Abdel Nasser de Egipto ordenó el uso intermitente de armas químicas en una larga guerra en Yemen; y el uso del agente naranja en Vietnam se concretó por EE.UU.

Recién se volvieron a usar las armas químicas en la guerra Irán/Irak, de 1980 a 1988, iniciada por Irak después de la Revolución Islámica en Irán y por Sadam Hussein contra fuerzas iraníes y sus propios kurdos. Los iraquíes utilizaron gas nervioso.

Cinco mil muertos

En marzo de 1988 Hussein mató a 5.000 kurdos alrededor de la ciudad de Halabja e hirió a miles más, en su mayoría civiles. Como consecuencia de lo de Halabja se llevó la cuestión a la Convención sobre Armas Químicas de 1993, vigente desde 1997, qué no sólo prohíbe el uso sino también la posesión, fabricación y transferencia de armas químicas, luego ratificada por la firma de 189 estados. Siria, Corea del Norte, Sudán del Sur, Angola y Egipto no la firmaron.

El poder atómico de Corea del Norte

En 2017 los ensayos nucleares norcoreanos fueron constatados como consecuencia de movimientos sísmicos y de liberación de radionucleidos, así como información recibida de las principales agencias de inteligencia.

No es ningún secreto que dicho programa está direccionado a fabricar armas nucleares y sus instalaciones le permiten el nuevo procesamiento de plutonio, el que está muy avanzado, a pesar de las presiones que ejercen otras potencias.

En el centro de Yongbiyon, donde se trabaja con material nuclear fisionable, en base a un reactor experimental, hay una planta de fabricación de elementos combustibles y un reactor de investigación.

Se presume que en Corea del Norte hay para desarrollar más de una decena de misiles con ojivas nucleares. Hay, además, un programa de fabricación de misiles, en cuyas cabezas pueden colocarse armamento de ese tipo, de alcance intermedio.

Bomba termonuclear

Norcorea no negó la posesión de una bomba termonuclear ni el programa de desarrollo de un programa en ese sentido, denominado “Delivery Misilístico”. Montar una bomba de hidrógeno en un misil intercontinental (ICBM) implica un importante avance en el programa nuclear norcoreano y la agencia oficial norcoreana de noticias  (Kena) aseguró que el régimen desarrolló un explosivo nuclear, lo que fue logrado a través del Departamento  de Industria  de Municiones del Partido Central de Trabajadores, que  ensambló una bomba termonuclear con tecnología nacional, logrando un rendimiento técnico avanzado, obteniendo un poder explosivo de cientos de kilotones.

En enero de 2016 Correa del Norte hizo explotar una bomba en sus galerías subterráneas y también avanzó con ensayos con misiles balísticos intercontinentales, con el objetivo de alcanzar territorio norteamericano.

Posee también el Hawasong -12, de rango intermedio, que atravesó el espacio aéreo de Japón y que serviría para interceptar un ataque norteamericano que se lanzara desde la isla de Guam, donde hay una base militar, según declaraciones del titular del gobierno Kim Jong-un.

Corea del Norte ocupa el puesto 23 de 131 países en el ranking de las mayores potencias militares. Ya utilizó el mandatario, a modo de prueba y con el objetivo de amenazar veladamente a otras potencias los misiles: SRBM (balístico de corto alcance) que viaja a menos de 1.000 kilómetros por hora; el MRBM (misil balístico de medio alcance), viaja de 1.000 a 3.000 kilómetros; el IRBM (misil balístico de alcance intermedio) que puede llegar a los 5.000 kilómetros; el ICMB (misil balístico de alcance intercontinental) que puede llegar a los 5.500 kilómetros.

A ello debe sumarse el poder en tierra de 700.000 hombres activos y 4,5 millones soldados de reserva, 5.025 tanques de combate, 4.100 vehículos de combate, 2.250 dispositivos de artillería autopropulsada y 2.400 lanzacohetes.

El poder aéreo implica 940 aeronaves entre los de alas fijas y helicópteros y 458 aviones de combate de reserva., 572 aviones de ataque, 100 aeronaves de transporte y 202 helicópteros, mientras que el poder naval está conformado por 967 elementos. Es más, los jerarcas norcoreanos relanzaron su presencia militar en Madagascar y Tanzania, territorios donde proporcionan adiestramiento militar.

China

Si nos referimos a poder nuclear, no podemos dejar de mencionar que China ayudó a construir plantas nucleares en México, a fines del 2014, mientras que con Cuba ya lleva firmados, al menos, 29 acuerdos de cooperación.

Japón

A todo esto, Japón, por medio de sus empresas que se dedicaban a fabricar lavarropas y laptops, ahora dedican su esfuerzo productivo en equipos militares, submarinos silenciosos, aviones, anfibios de búsqueda y rescate y sistemas de radar montados en buques para detectar enemigos que se aproximan.

Esto se produjo a partir del levantamiento de la prohibición de exportaciones militares. Lo hacen, además, por el recelo a China e India que comparten el temor hacia el país del sudeste asiático.

Japón espera que Australia le compre armamento como los submarinos clase Soryu, cuyo costo era superior a los 50 millones de yenes. Otros hablan de 500 millones de dólares y los fabrica Mitsubishi.

Menos del 1 por ciento de la producción industrial japonesa está relacionada con los militares y sólo 4 empresas fabrican armas. Japón impulsa el mercado con ayuda económica para los compradores, con bajas en tasas de interés y se ha comenzado a realizar acuerdos con Malasia y Filipinas.

India

India se interesó en un hidroplano US-2 para patrullar cadenas de islas lejanas. Japón comenzó a fabricar y exportar algunas partes de armas y subsistemas con cautela.

Rusia y Venezuela 

Rusia posee aviones T-U 160 con autonomía de vuelo de 12.000 kilómetros, sin escalas. Con capacidad de carga de misiles nucleares.

El gobierno venezolano compró a Rusia 3 helicópteros MI 26 –t en 2005 y ahora son chatarra con su correspondiente equipo para 80 soldados. Los helicópteros contenían cabinas sobre presurizadas para la tripulación. De esta manera podía enfrentar armas biológicas y químicas.

En Yaracoy hubo un centro de entrenamiento simulado. La empresa Rostec les entregó las armas.

En la isla Margarita de Venezuela, desde hace dos décadas, no sólo ha sido un centro turístico. La inteligencia del país del Norte ha dejado trascender que serviría como un centro de tráfico de drogas para el Hezbollah. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – rimar9900@hotmail.com

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin