El concejal rosarino de ‘Juntos por el Cambio’, Roy López Molina, advirtió que el proceso disciplinario contra el titular del Organismo de Investigaciones, Marcelo Saín, es «trucho» y funcional a intereses de organizaciones criminales con complicidades políticas y judiciales de la provincia, y destacó que “detrás de la violencia están los negocios ilícitos generadores de millones de dólares que viajan hacia los eslabones más altos».

Después del paso de Marcelo Saín por la Legislatura santafesina, y en la semana de una posible sesión en la que -según información pública- podría ser destituido, el concejal rosarino precisó que está motivado porque el avance de las causas penales que impulsó llevó a la Justicia al “elenco estable” del Senado y a empresarios afines.

«El nivel de deterioro institucional que atraviesa Santa Fe es grave y el elenco estable de la Legislatura, con el silencio cómplice de la mayoría, se prepara para transformarse en la herramienta con la cual, las organizaciones criminales, corren a los funcionarios que las molestan», dijo en referencia a Saín.

La «policía judicial» que conduce el ex ministro de Seguridad tuvo un rol clave para determinar la implicancia del senador Armando Traferri en hechos de corrupción.

Desde hace un año, dos fiscales de Criminalidad Organizada de Rosario pretenden imputarlo y no pueden porque goza de una inmunidad de proceso única en el país. La Corte Suprema provincial debe resolver si es o no constitucional.

«Descabezar el Organismo de Investigaciones, a través de un régimen disciplinario trucho y causales inexistentes, no es llevarse puesto a un funcionario. Es terminar con investigaciones que llevaron a policías, fiscales, legisladores y empresarios a rendir cuentas a la Justicia», afirmó Roy López Molina en declaraciones periodísticas.

Tras la marcha ‘Rosario Sangra’ en el Monumento del miércoles pasado, el edil rosarino y presidente del bloque ‘Cambiemos’ advirtió «lo que ocurre en la Legislatura está directamente vinculado porque detrás de la violencia desgarradora están los negocios ilícitos generadores de millones de dólares que viajan desde un búnker o local de quiniela clandestina hacia los eslabones más altos y protegidos de la cadena».

Agregó que «el nivel de tolerancia de los circuitos de lavado de dinero es directamente proporcional a la agresión que diariamente sufren los rosarinos. No hubo carpetazos ni proselitismo. Por primera vez, existió voluntad y coraje para ir a fondo. Decirlo también es defender la República», concluyó Roy López Molina. (Jackemate.com)

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin