Hora local en Rosario:

 

 

 

 

Por Ricardo Marconi (*)

Al momento de generarse esta columna, la justicia argentina estaba evaluando la información detectada en dispositivos electrónicos para decidir la situación de los cinco iraníes y 14 venezolanos que se hallaban a bordo del Boeing 747-300 Dreamliner de Emtrasur.

El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, ya tiene en su poder el resultado del peritaje efectuado en los 18 celulares, 7 computadoras portátiles y las 5 tablet de las personas que iban en la aeronave demorada en Ezeiza desde el 6 de junio.

Vale puntualizar que peritos de la Policía Federal y de la Ciudad de Buenos Aires no hallaron ninguna evidencia que relaciones a quienes viajaban con actos de terrorismo islámico o espionaje

En razón de ello, Villena no ha podido sostener una acusación penal contra los involucrados, quienes permanecen en un hotel. El juez espera aún los resultados de la revisión de dos cajas negras del avión incautado y bajo custodia de la Policía de Seguridad Aeronáutica, b ajo el control de la fiscal Cecilia Incardona, quien debió actuar ante la denuncia de la DAIA.

Además, son materia de investigación los viajes realizados por el avión durante el último mes a Aruba, Ciudad del Este, Teherán, Moscú y Belgrado. En ese sentido, se busca determinar si el avión estuvo en dichos destinos declarados en la documentación que tienen en su poder el juez y la fiscal.

En el ojo de la tormenta se encuentra el piloto iraní Gholamreza Ghassemi Abbas, identidad que coincide con la de un integrante de la Fuerza Quds, vinculada a la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC), quien sería directivo de la aerolínea Qeshm Fars Air, denunciada por las agencias de seguridad de Estados Unidos por movilizar armas y equipamiento militar a Siria durante la guerra civil en ese país.

Ello motivo que Villena y la fiscal solicitaron a agencias extranjeras verificar si existen sanciones sobre el avión que nos ocupa y sobre sus tripulantes.

Es más, la DAIA se sumó a las averiguaciones y pidió medidas de prueba como ser exhortos al Departamento del Tesoro norteamericano y a Interpol.

Durante el vuelo con destino a nuestro país el avión transportaba piezas para la fabricación de asientos y paneles de instrumentos para el modelo Taos que producen Volkswagen de General Pacheco, pero las empresas no se responsabilizaron por la mercadería.

Además, está siendo investigado Víctor Pérez Gómez, sospechado de estar vinculado con el terrorismo. Pérez Gómez habría denunciado penalmente al director de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, José Glinski, por allanamiento ilegal a la aeronave el viernes pasado.

Se busca la razón esencial por la cual el Boeing, matrícula YV 353 L, llegó a Argentina, ya que se duda de las declaraciones de la tripulación, la que hizo mención a operaciones de carga y descarga de mercaderías en la región.

Confirmación de un ministro 

El ministro de inteligencia de Paraguay, Esteban Aquino afirmó categóricamente el piloto “es miembro de la fuerza Al Quads de Irán”, acusada de apoyar atentados terroristas de la Embajada de Israel y la AMIA.

Aquino señaló que el dato se lo confirmaron agencias de inteligencia occidentales.  “Sin ninguna duda no es ni parecido ni un homónimo. Es la persona”.

Como se señaló en esta columna, el avión estuvo, sospechosamente, en Ciudad del Este en mayo pasado para cargar cigarrillos por valor de 700 mil dólares con destino a Aruba.

El área de seguridad de Paraguay utilizó para confirmar datos del piloto de manera indubitable, las bases de información de agencias de inteligencia, en las que se le comunicó que a gente investigada está vinculada al equipo del que fuera el general Quasen Solimani, fallecido en 2020, en un atentado en Irán, tema sobre el cual informamos oportunamente en Jackemate .com. 

“Argentina fue advertida de lo que estaba ocurriendo, junto a Uruguay y Brasil”, aseguró el ministro paraguayo, por lo que el presidente de Paraguay, Aldo Benítez ordenó ampliar las investigaciones sobre la presencia de la nave en Paraguay en mayo pasado.

“No queremos que algo parecido a lo ocurrido en Buenos Aires vuelva a pasar. Por eso alertamos a la región”, confirmó Aquino.

Mientras ello era asegurado por el ministro paraguayo, el juez Villena hizo sacar huellas digitales a los iraníes y pidió al FBI un informe pormenorizado. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Postítulo en Comunicación Política

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin