Por Ricardo Marconi (*)

Varias personas resultaron heridas en un ataque ruso con misiles en Kiev, cuando el jefe de la Organización de las Naciones Unidas concluía su visita a la capital, donde se reunió con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenski. Ello aceleró la concreción de una operación de evacuación de civiles que se encuentran en la planta siderúrgica Azovstal, asediada por los rusos en Mariúpol, donde se hallan atrapados cientos de personas junto a defensores ucranianos. La OTAN efectuó operaciones de intercepción de aviones rusos de combate que se hallaban en cercanías del espacio aéreo de la Alianza.

Los interceptores de Polonia, Dinamarca, Francia y España están estacionados en las regiones del Báltico y del Mar Negro, según un comunicado de Comando Aéreo Aliado, que rastrearon aviones no identificados y que se niegan a transmitir un código que indica su posición y altitud o no presentan un plan de vuelo.

En la región del Mar Negro se utilizaron interceptores de Rumania y del Reino Unido para investigar las “huellas” de aviones desconocidos que se acercaban al espacio aéreo aliado.

Bombardeo de territorio ruso  

Hace horas dos regiones de Rusia que limitan con Ucrania –Kursk y Bryansk-, fueron bombardeados con morteros que cayeron donde se encuentra un puesto de control del pueblo de Kupets, según señaló el gobernador de Kursk, Roman Starovoit.

Dichos ataques fueron “respondidos” por el fuego de los guardias fronterizos y no se informó sobre bajas.  Lo propio ocurrió en la aldea de Belaya Berezka, según el Servicio Federal de Seguridad ruso.  Las redes de agua y electricidad resultaron dañadas como resultado del bombardeo en la región de Bryansk, agregó Bogomaz.

Otra catástrofe humanitaria 

Asimismo, se produjo otro bombardeo a Mariúpol y se contabilizaron 600 heridos en la planta de Azovstal. Fueron golpeadas las instalaciones del hospital improvisado dentro el sitiado complejo y “eso es una señal de un crimen de guerra”, indicó el alcalde de Mariúpol, Vadym Boichenko, quien agregó: “Ahora pasamos de 170 a 600 heridos”. Al menos 1.000 ucranianos se refugian en la planta siderúrgica de Mariúpol.

Debido al ataque ruso a la planta siderúrgica, el hospital de campaña se quedó sin equipo médico vital y hay muy poca agua y comida. El equipo del quirófano ha sido destruido y no pueden ser atendidos los heridos de bala y metralla. “Hay muy poca comida y casi nada de medicamentos”, señaló un militar desde el interior de la planta.

Boichenko también afirmó que los rusos habían establecido cuatro centros de ‘filtración’ en la ciudad donde se examina a quienes quieren ser evacuados. “Si alguien sale de la ciudad y está, de una u otra forma, relacionado con el servicio civil, con el servicio municipal, recibe la triste noticia de que va a la cárcel. Esa gente está retenida y es torturada allí”, afirmó.

La gente vive bajo tierra en Járkivd 

Habitantes de Járkivd están viviendo bajo tierra, en condiciones extremas y con recursos muy limitados, según declaró el ortopedista de esa ciudad Joakim Vila.

Vira Hyrych, periodista ucraniana  muerta

La situación de la planta, sobre la que dimos a conocer en una columna anterior se agravó y estaría más allá de lo que puede ser considerada una catástrofe humanitaria, según un militar ucraniano que logró comunicarse desde el interior con el corresponsal de un medio de comunicación estadounidense, quien agregó: “Aquí hay 60 jóvenes, el menor de los cuales tiene cuatro meses”.

Periodista muerta 

Una periodista ucraniana ha muerto como consecuencia de un ataque con misiles contra la planta Artem de Kyiv, según un portavoz de la policía de Kyiv.  Vira Hyrych, de 54 años, fue identificada en una operación de rescate a primera hora del viernes, después de que el alcalde de Kyiv informara inicialmente de que no había víctimas.

Un amigo de Hyrych dijo que trabajaba como periodista para Radio Liberty en la capital ucraniana. Iryna Androsova, también periodista de Radio Liberty, dijo que el cuerpo de Hyrych fue encontrado en su apartamento en el segundo piso de un edificio junto a la fábrica.

Los rusos están «robando» las reservas de trigo 

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania afirmó este viernes que las tropas rusas están «robando» las reservas de trigo, mientras continúan los intensos combates en las regiones del este y el sur del país.

«Los ocupantes rusos están robando a los aldeanos», dijo el Estado Mayor. «Así, por ejemplo, más de 60 toneladas de trigo junto con los camiones de carga fueron robados de la cooperativa agrícola en la ciudad de Kamianka-Dniprovska».

Negociaciones de rendición 

Aunque no trascendió, podemos señalar que el vocero del Ministerio de Defensa ruso Igor Joashénkon señaló que “el régimen nacionalista de Kiev, en comunicaciones interceptadas, prohibió realizar negociaciones de rendición y ordenó a los componentes del Regimiento Asov, atrincherados en el interior de búnkeres de una planta de acero en Mariúpol, fusilar a militares y mercenarios extranjeros que quieran rendirse”.

De esa manera, los rusos pretenden equiparar a Ucrania con la Alemania de Hitler para justificar su ofensiva y su amenaza de utilizar misiles hipersónicos.

Es una manera de destruir posibles negociaciones de paz, que se agregan a las que se vienen históricamente realizando desde 1948, -7 en total-, luego de la finalización de la II Guerra Mundial.

La de la Guerra de los Balcanes terminó con el Acuerdo de Daytona, en noviembre de 1995, que se negoció en 3 semanas, aunque vale aclarar que el conflicto llevaba 4 años y entró en su etapa final con el involucramiento de la OTAN y sus bombardeos sobre posiciones serbias en agosto de ese año.

El acuerdo de paz entre los Estados Unidos y los talibanes fue bastante más largo y llegó en febrero de 2020, 18 años y 4 meses después de que empezara la Guerra de Afganistán y apenas duró vigente un año y medio.  En agosto de 2021, los talibanes volvieron al poder y sobre el enfrentamiento proporcionamos minuciosos informes en Jackemate.com.

La muerte de 177 niños 

El domingo 10 de abril de este año, la Fiscalía de Menores de ucrania denunció la muerte de 177 niños y 336 heridos, a partir del 24 de febrero pasado. La mayor cantidad de víctimas se produjeron en Kiev, con 119.

Cuando se conozcan las estadísticas mortales de Mariúpol, en Ucrania, quizás nos encontremos con una triste sorpresa mayor respecto del número de cadáveres de pequeñas víctimas inocentes.

Ya en el transcurso de la guerra, los rusos perdieron 9 generales y varios comandantes de campo cercanos al frente, señal que no se confía en los oficiales de menor rango en lo referido a la toma de decisiones.

Fuente de bajas rusas 

Cientos de vehículos rusos quedaron abandonados por las tropas del Kremlin

Otro elemento que no trasciende pero que le ha generado bajas a las tropas rusas ha sido la caída de sus sistemas de teléfonos encriptados, motivo por el cual se vieron forzados a utilizar teléfonos personales que fueron detectados, así como sus radios analógicas, las que fueron bloqueadas por los ucranianos. Ello posibilitó que las posiciones soviéticas fueran detectadas, convirtiéndose en blancos fijos al estar las comunicaciones abiertas, ocasionando entre ellos miles de muertos.

Sin duda, otro error ruso consistió en las suposiciones del Kremlin sobre el sistema de resistencia ucraniano y la falta de motivación de los soldados rusos en el frente. A ello se está agregando que han comenzado a producirse actos de sabotaje en territorio ruso, cercano a la frontera con Moldavia, donde han sido volados depósitos de armamento de los invasores. Las autoridades de Moldavia han dispuesto –en momentos en que se realiza esta columna- que civiles extranjeros en Moldavia abandonen el país, presumiendo ataques del ejército moscovita en represalia. El principio de ataques de una presunta insurgencia interna en Moldavia puede complejizar el desarrollo bélico.

Cientos de vehículos abandonados 

La retirada de pequeñas poblaciones de Ucrania, por parte de los rusos, para dirigirse hacia territorios del este, generó el abandono de cientos de los mismos por fallas mecánicas o por la destrucción por impactos de obuses ucranianos.

A ello se agregan equipos defectuosos y 80 aviones y 100 helicópteros rusos convertidos en chatarra que se agrupan en nuevos basurales creados por habitantes de Ucrania para liberar caminos al tránsito de sus vehículos militares.

Asimismo, varias unidades rusas simplemente quedaron atascadas en las marismas y el ejército ucraniano se apoderó de ellos para combatir o para simplemente mantener la defensa de ciudades pequeñas.

Los ciudadanos de Ucrania, en pequeños pueblos, accedieron de igual forma a camiones rusos que se utilizaron para tareas de logística y que se hundieron o atascaron en las aludidas marismas, lo que demuestra que los rusos han tenido en la invasión falta de coordinación para el reabastecimiento de las tropas. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Postítulo en Comunicación Política

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin