Por Ricardo Marconi (*)

La mafia global y el crimen organizado se han propagado e infiltrado en nuestras vidas y, queramos o no, como simples consumidores, estamos implicados en esos mundos subterráneos. Es así que muchos fenómenos aparentemente inconexos e inocuos están ligados por redes invisibles del crimen globalizado. De esta forma se conectan historias de delincuentes de Ucrania, blanqueadores de divisas de Dubái, miembros del “Sindicato de Drogas” de Colombia –aunque el lector no lo crea-, y Canadá, traficantes de personas de China, España, Argentina y múltiples países cuyo número sería extenso enumerar. Todos ellos forman parte de los abismos de la globalización, separados por lineamientos oscuros y difusos de los bajos fondos.

Analistas económicos de las problemáticas enunciadas están de acuerdo en que, luego de la II Guerra Mundial, en términos globales, existía un importante crecimiento en el comercio, la inversión y la creación de la riqueza, la que se hallaba distribuida de manera desigual y en los barrizales la supervivencia económica, a menudo, pasaba por tener un arma para poder utilizarla en lo que se pudiese.

Y esto no ocurría sólo a nivel individual, sino que también se concretaba por intermedio de pequeñas o grandes bandas de delincuentes e, incluso era una forma de vivir por parte de unidades paramilitares que se llevaban consigo, tras destruir ciudades y pueblos, como en Bosnia y Croacia, una destacable porción del capital de las mismas para generar enormes imperios criminales.

Políticos, autoridades intermedias, policías y organizaciones no gubernamentales (ONG) han pretendido, durante muchos años, entender que hay detrás del inmenso poder del crimen organizado, en este caso, en los Balcanes.

El inconmensurable tráfico

La que es considerada la nueva ruta de la seda, no es otra cosa que una autopista de la delincuencia que se conecta con Afganistán, en la que se transportan, ágilmente, narcóticos, divisas, animales de especies en peligro de extinción, maderas y personas. Los destinos finales son Europa y Estados Unidos.

El desarrollo de la utopista implicó la necesidad intensa de obtener dinero para comprar influencias políticas corruptas, a lo que debe agregarse el nacimiento de objetivos más urgentes como poner a buen resguardo el dinero que se obtiene.

Debe sumarse, además, la venta de servicios a la Unión Europea, el país del Norte y Japón, lo que en el tiempo se complementó con la compra –para la posterior reventa-, de armas a la Unión Soviética. En este caso la exportación se hacía a “puntos calientes” del planeta.

El estratega 

Jon Winer fue el estratega de la administración de Bill Clinton, designado para frenar y atacar, en una segunda fase, a la delincuencia organizada, ya que se había notado una tendencia creciente en ese sentido, al igual que en El Salvador, donde terminado un conflicto, la población decidió utilizar armas para obtener dinero, formando parte de bandas criminales, las que se dedicaron de manera intensiva, al robo de autos, ocupación de viviendas y secuestros.

Lo de El Salvador no es un caso aislado. Cuando en general se terminan los combates internos, la sociedad se enfrenta a un período de ruina económica y la sociedad se ve invadida por jóvenes desocupados y con ganas de atreverse a todo para tener un trabajo. Es por ello que reciben la tentación de asociarse a bandas delictivas.

En Argentina, diariamente, vemos la resultante de esa conjunción de voluntades para ingresar a gavillas asesinas que no reparan en evitar la muerte de las víctimas, para enriquecerse o sobrevivir al amparo de sociedades criminales.

La economía sumergida

Dado que la economía sumergida se transformó en una fuente económica muy poderosa en el orbe, resulta sorprendente que se dediquen tan pocas energías a comprender cómo funciona y qué relación guarda con la economía lícita.

Hay que recalcar que el terrorismo internacional bebe de las mismas fuentes, aunque en función de las muertes y el sufrimiento que causa. El terrorismo es una forma de vida primitiva en comparación con el crimen, la lucha por conseguir dinero y con el poder político en las últimas tres décadas.

El DS y la mafia

El Servicio de Inteligencia Búlgaro (DS) operó para concretar la muerte del disidente Georgi Markon, asesinado con un paraguas con punta envenenada, mientras cruzaba el puente de Waterloo en 1978.

Ese accionar, a quien esto relata, le hace recordar a una novela que tenía como protagonista principal a quien en la Argentina lo consideraban el maestro de las historias de terror: Narciso Ibáñez Menta, quien en una de sus historias utilizó idéntico subterfugio para eliminar a sus enemigos. Vale apuntar que el DS tenía –como la más importante y lucrativa tarea-, el desarrollo del contrabando de drogas, armas y la tecnología de punta.

Iván Krastev, politólogo búlgaro afirmó: “El contrabando es nuestro patrimonio cultural” y agregó: “en los Balcanes sabemos cómo hacer que las fronteras desaparezcan y también conocemos los mecanismos para lograr cruzar los mares más embravecidos y las montañas más escarpadas. También sabemos dónde están los pasos secretos o, en su defecto, el precio de cada guarda fronterizo”.

El DS, en la década del 60 fundó la empresa Kintex, que logró el monopolio de la exportación de armas de Bulgaria y abrió el mercado en territorios en conflicto como Medio Oriente y África.

A finales de los 70, el DS amplió Kintex con el establecimiento del Consejo de Tránsito Clandestino, cuya función era hacer llegar armas a grupos insurgentes africanos y luego agregó la de conformar un canal para el tráfico ilegal de personas, drogas y antigüedades, así como obras de arte.

Con el tiempo, otras empresas se especializaron en el comercio de Kaptagón, una anfetamina originaria de Bulgaria que alcanzó popularidad por sus propiedades alucinógenas.

Beneficios

Signos de la mafia rusa en la Ruta de la Seda

Ente 1981 y 1986 los beneficios anuales de la inteligencia científica y tecnológica ascendieron a 580 millones de dólares. Hay versiones que indican que detrás de esas operaciones de contrabando se hallaba el Servicio de Contrainteligencia Militar, que en ese tiempo tenía la conducción del general Petur Chergelanov, el suegro de Ilya Pavlov, quien en Bulgaria era la personificación de los 90 y pertenecía a la Logia Masónica y al Rito Escocés Antiguo.

Al morir asesinado Pavlov, fue ingresado a la Catedral de Sofía, donde 30 “hermanos”, con sus trajes color negro azabache, le colocaron ramos de flores blancas en las manos y le desearon “un buen viaje a Pavlov, hacia el eterno Oriente”.  Acompañaron a Pavlov su sombrero, sus guantes y el emblema de la logia, para que se encontrara con el Gran Arquitecto del Universo.

Así concluyó su existencia Pavlov. Una semana antes un francotirador abatió de un disparo certero a el búlgaro, más precisamente a las 19.45, mientras hablaba por teléfono en las inmediaciones de Multigroup, su grupo corporativo.

Pavlov había sido campeón de lucha libre en su categoría, antes de la caída del comunismo en una época en la que la halterofilia, la lucha libre y el boxeo eran dominio de los países del este.

El gobierno, a sus atletas les proporcionaba mujeres para que tuvieran “sexo ilimitado”, dinero en efectivo, un automóvil y hasta un departamento, así como el ingreso en el Instituto de Cultura Física de Sofía, donde se formaban los jóvenes para ser campeones olímpicos de Bulgaria. Pavlov había sido uno de los beneficiarios.

Illya era, además, un “confidente” del DS y se casó con Toni Chergela en 1982, permitiéndole dicha circunstancia acceder a la nobleza búlgara de la policía secreta. De esta manera, cuando en 1986, Mijail Gorvachov ordenó a Bulgaria aprobar el Decreto 56, que de la noche a la mañana localizó la Fundación de Empresas Privadas en Bulgaria, se crearon empresas de capital mixto y el DS se adaptó al vuelo. Pavlov se benefició con la medida.

En 1988, un año antes de la caída del comunismo Pavlov fundó Multiar, dedicada a la importación y exportación de antigüedades y obras de arte, que utilizaba al DS para la venta de armas a través del Consejo de Tránsito Clandestino de Kintex, tras lo cual abrió restaurantes.

Uno de sus codirectores de Multi-Ar era Dimitur Ivanov, jefe del Sexto Consejo del DS y por su intermedio conoció Pavlov a Andrei Lukanov, principal jefe reformista del Partido Comunista de Bulgaria, con lo que Pavlov inició una nueva carrera.

Como era de esperarse, el FBI investigó las actividades de Pavlov y esa cuestión más adelante será la motivación y el eje de otra columna. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – rimar9900@hotmail.com

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin