El secretario general del Sindicato de Maquinistas ‘La Fraternidad’, Omar Maturano, en la 16° edición del Congreso Latinrieles, no tuvo tapujos para denunciar cómo Nuevo Central Argentino (NCA), la empresa a cargo de la concesión de las vías de la ex línea Mitre, que fueron modernizadas entre Rosario y Retiro por el Gobierno nacional, ha creado 67 precauciones y con ello impedir poder bajar el tiempo de recorrido de los trenes de pasajeros al menos a 3 horas 15 minutos frente a la poco más de seis horas actuales.

También Maturano, en este mismo congreso ferroviario en el que estuvieron el secretario de Transporte de la Nación, Diego Giuliano, lanzó duras acusaciones contra las empresas de micros de larga distancia, asegurando que adquieren pasajes de tren con el único objetivo de agotarlos y así obligar a los pasajeros a optar por el transporte automotor.

Según el portal especializado en temas ferroviarios ‘Enelsubte.com’, en un vehemente discurso, Maturano apuntó contra las concesionarias ferroviarias, especialmente en relación con NCA, por la situación de la vía a Rosario, y contra la inactividad de Ferrocarriles Argentinos (FASE) y la competencia desleal entre los micrómnibus y el tren de larga distancia.

El encuentro, que se celebró en las instalaciones del Centro Nacional de Capacitación Ferroviaria (CENACAF), también contó con la asistencia de la plana mayor del sector ferroviario estatal: el presidente de ADIF-SOFSE, Martín Marinucci, el presidente de TAC, Daniel Vispo, y el titular de DECAHF, Damián Contreras.

En relación con la situación del servicio de pasajeros Retiro-Rosario, que incrementó su tiempo de viaje en casi dos horas debido a precauciones, el sindicalista cuestionó preguntando “¿Cómo puede ser que de Retiro a Rosario, con vías nuevas –que invirtió el Gobierno nacional, que invertimos todos los argentinos– donde podemos hacer un horario, no digo el horario récord de 3:05 horas, pero sí podemos llevar el tren en 3:15 horas, una empresa privada llamada NCA o como carajo se llame (sic) nos puso 67 precauciones donde no las hay?”.

Y continuó: «La vía está cero kilómetros para andar a 120 kilómetros por hora. Y esa empresa, donde invirtió el Estado nacional, invertimos los argentinos, tiene el tupé de ponernos 67 precauciones y después están pidiendo banderilleros. Y ellos son los dueños de la concesión. ¿Pero qué nos pasa a los argentinos? ¿Qué nos pasa a los ferroviarios?», reclamó.

El sindicalista aseguró que los maquinistas “vamos a respetar a las precauciones”, pero amenazó con la posibilidad de realizar trabajo a reglamento.

“Cuando no haya guardabarrera vamos a bajar, como le corresponde al ayudante del conductor para proteger el tren. Así que, si hoy dura 4 o 5 horas el tren, va a durar 12 horas el tren a Rosario”, aseveró.

Nuevo Central Argentino no fue la única operadora privada contra la que Maturano dirigió sus dardos, ya que dijo que “tenemos hoy [acá] algunos concesionarios. Nunca pusieron un peso en el ferrocarril. Y cuando vamos a discutir paritarias nos negrean. Hay que decirlo, y este es el lugar para decirlo, no encerrados en una oficina donde nadie se entera de nada lo que dijimos”, precisó.

“FASE está muerto”

El gremialista también tuvo duras palabras para con Ferrocarriles Argentinos, Sociedad del Estado (FASE), la empresa madre del sistema ferroviario nacional creada por ley en 2015, sosteniendo que “está muerto FASE, no sé por qué creamos tantas cosas en el ferrocarril y no llegamos a nada. Venimos acá, nos aplaudimos todos los años, parece que es un cumpleaños, pero no terminamos nada. Todos los gobiernos que pasan se nos cagan de risa a los trabajadores ferroviarios porque nadie hace un carajo y lo tenemos que decir”.

‘Enelsubte.com’, más adelante en su nota recientemente publicada, recuerda que la empresa fue “relanzada” en marzo pasado, tras cinco años de inactividad y con la promesa de reactivarla como órgano rector del sistema ferroviario.

Sin embargo, el plan encalló tras la muerte de Meoni y, pese al cambio de presidente, FASE nunca levantó el perfil y continuó manejándose como una entidad externa y casi consultiva respecto del resto de las empresas ferroviarias estatales, que mantienen una marca distinta (“Trenes Argentinos”) y se manejan en forma independiente unas de otras, cuando no aun contradictoria.

Maturano, agrega la misma nota, también lanzó duras acusaciones contra las empresas de micrómnibus de larga distancia, asegurando que adquieren pasajes de tren con el único objetivo de agotarlos y así obligar a los pasajeros a optar por el transporte automotor.

“¿Ustedes conocen lo que hacen las empresas de colectivos? Porque no solamente los hijos de puta son los camioneros, las empresas de colectivos también […] Compran 70% de los pasajes en tren a Rosario a $300 y el santiagueño, el tucumano que quiere ir a Santiago o a Tucumán se tiene que tomar el colectivo. El colectivo vale $5500, $8600. Y las empresas de colectivos compran el pasaje. Lo mismo lo hacen a Mar del Plata. ¿Y nadie dice nada? ¿Y todos nos quedamos tranquilos?”, cuestionó fuertemente.

El líder sindical también acusó competencia desleal en el caso del servicio local Alejandro Korn – Chascomús de la línea Roca, que los fines de semana no llega hasta Chascomús sino sólo hasta Brandsen.

“A Chascomús no podemos ir sábados y domingos porque somos unos negros de mierda. No hay trenes sábados y domingos a Chascomús porque el intendente no quiere. ¿Le preguntamos al intendente cuál es el negocio de las combis? ¿No le decimos nada, ¿no? Nos hacemos bien los pelotudos nosotros”, acusó.

Su acalorado discurso, que contrastó por momentos con el tono técnico de los funcionarios y expositores presentes, fue coronado por un extenso y sonoro aplauso de parte de los asistentes, concluye la nota de ‘Enelsubte.com’. (Jackemate.com)

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin