El diputado nacional Alberto Asseff, integrante del bloque ‘Juntos por el Cambio’ y presidente del Partido UNIR, pidió al Gobierno nacional que informe sobre el trascendido que manifiesta la intención de la vecina República Oriental del Uruguay de construir una isla artificial de proporciones y gran capacidad de calado, hincando pilotes y construyendo murallones sobre y alrededor de la formación rocosa del llamado ‘Banco Inglés’.

El citado sitio se halla dentro del espacio acuático de uso común argentino-uruguayo, pero con jurisdicción exclusiva uruguaya sobre el lecho del cauce, justo al sur del canal que une todo el Río de la Plata con el océano Atlántico.

Con el acompañamiento de sus colegas Diego Mestre, Pablo Torello, Estela Regidor, Jorge Enríquez y Omar De Marchi, Asseff se pregunta “si sobre estructura artificial -con usina- se erigiría un ‘megapuerto multipropósito’ de carga internacional, de cabotaje y de transbordo para movilizar granos; LNG y crudo (con poliducto a la costa); pasta de papel; pesca; carnes congeladas, y mercaderías hacia el exterior; almacenándose a su vez en ella, vehículos y otros productos traídos desde ultramar”.

Además, eventualmente, “se haría también allí un aeródromo/helipuerto internacional con sus respectivas estaciones de radar, tanto para la navegación fluvial como para la aérea, así como se erigiría una Zona Franca con oficinas y depósitos”.

Atento a todo ello, el titular del Partido UNIR pide información sobre lo actuado por la representación diplomática de nuestro país en Montevideo y si existen informes en torno de todo esto.

Asseff dijo que este megaproyecto “no deja de causar asombro, atento a las consecuencias que podrían derivarse del avance del mismo sobre nuestros intereses nacionales”, y explicó que “en efecto resulta evidente que podría haber consecuencias de carácter diplomático, tanto a nivel bilateral y a nivel regional, así como otras de carácter estratégico.

Y agregó: “Atendiéndose también a la circunstancia de que, como el valor de tal mega obra sería altísimo, se requeriría -aparte del financiamiento de organismos crediticios multilaterales- el aporte de potencias soberanas de primer orden, y/o de acaudalados inversores privados foráneos”.

Por último, Asseff señaló que dicho megaproyecto “traería consecuencias con respecto a nuestro comercio internacional, de nuestro transporte marítimo, de nuestra economía, de la Hidrovía y de la cuestión ambiental”. (Jackemate.com)

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin