Hora local en Rosario:

 

 

 

 

Por Ricardo Marconi (*)

En torno a la invasión rusa a Ucrania, la cúpula del Pentágono está exultante por la eficacia de las fuerzas militares ucranianas que utilizan as armas proporcionadas por Estados Unidos y por la OTAN, pese al poco tiempo de entrenamiento y por las enormes pérdidas soviéticas en el campo de batalla.

Está previsto que próximamente, en el marco de la administración del presidente Joe Biden se publique la nueva estrategia de defensa nacional, denominada de disuasión Integrada, contra la que está el líder republicano de Wisconsin, Mike Gallagher.

Hasta hace semanas el Pentágono tenía dudas sobre el nivel de defensa que opondrían los ucranianos, pero decidieron en el organismo norteamericano apoyar al presidente ucraniano Zelenski con armamento, a los efectos de generarle a Putin una derrota estratégica y para que los chinos de Xi Jinping tomen debida nota diplomática.

Advertencia 

Putin advirtió diplomáticamente a Washington que si continúa proveyendo armamento a Ucrania “habría consecuencias irreparables”. La cifra del aporte norteamericano en armamento ya alcanzó a 3,2 mil millones de dólares y entre esas armas hay sistemas de misiles con lanzamiento múltiple que han generado la destrucción de aviones y helicópteros rusos en un número apreciable, así como miles de pérdidas humanas de tropas que especialista señalan que serían más de 20 mil.

El Pentágono no consideró el reclamo ruso y efectuó un segundo envío de armas por 800 millones de dólares para que los ucranianos resistan en el Dombás.

Detalle de las armas 

Estados Unidos envió 18 cañones Howitzers de 155 mm., con 40 mil municiones; 10 radares anti artillería, del tipo AN/TPQ-36 y 2 de vigilancia aérea AN/MPQ-54, junto a 300 drones que disponen de ojivas anti blindados; 500 misiles  antitanques Javelin; 200 vehículos blindados para transporte; 100 acorazados ligeros  Humvees, 11 helicópteros MI 17; 30 mil cascos y uniformes blindados y 2.000 prismáticos laser ópticos, a lo que se agregaron equipos de protección  para cubrirse de ataques químicos, biológicos y nucleares, así como embarcaciones de defensa costeras.

En el organismo de seguridad norteamericano aludido se analizó la​ posibilidad de que Rusia utilice armas tácticas nucleares en Ucrania, debido a que sus generales lo pusieron al tanto de todas las dificultades no previstas que deben enfrentar por la resistencia ucraniana. Debido a ello, trascendió que Putin habría pedido “poner las fuerzas de disuasión en alerta especial de combate”. 

Desesperación 

El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Williams Burns, dijo que “es posible que el presidente Putin y los dirigentes rusos caigan en la desesperación por los reveses sufridos.

Además, dejó claro que “las armas químicas no cambian el rumbo de la guerra, mientras que un arma táctica sí lo hará, borrando una ciudad”.

Es evidente que Rusia abona la teoría de “escalar para luego desescalar” los conflictos graves, implicando ello usar armas proporcionadamente para obligar a la OTAN a retroceder.

Luego los rusos podrían producir una “escalada vertical”, esto es intimidar y profundizar para obtener desescaladas, según la opinión de un especialista militar francés.

Si Putin arrasa una ciudad para marcar su determinación, la zona quedaría desprovista de vida humana durante décadas y es por ello que frenó la destrucción total de Mariúpol, tema por el cual pagará un costo político enorme con el reposicionamiento de India y China que estarían retrocediendo diplomáticamente en el apoyo.

En ese sentido es importante indicar que el Informe del “Atomic Scientists” puntualiza que “1.588 ojivas nucleares rusas estarían desplegadas, entre ellas 812 en misiles en tierra y 576 en submarinos, mientras que 200 están en bombarderos”.

Imprevisión rusa al invadir  

El terreno invadido por los rusos en Ucrania, en el norte alcanza a una extensión de 250.000 km.2, muchos de los cuales están cubiertos de humedales que en el mundo se conocen como las Marismas de Pink.

Esa zona obligó a las tropas rusas a frenar la ocupación territorial, debido a que el material bélico se hunde en un lodazal de terrenos bajos que recién pueden ser utilizados cuando la tierra se congela, garantizando un suelo estable.

La OTAN con sus aliados incrementó el ritmo de envío de armamento sofisticado a Ucrania

La ventana climática  para que los blindados y vehículos logísticos no se hundan se produjo en febrero pasado, momento en que los rusos avanzaron y ocuparon pequeñas poblaciones, pero no tuvieron el tiempo suficiente y la falta de cálculo, así como la resistencia ucraniana, obligaron a los rusos a frenar e incluso estancar la invasión, quedando expuestos a los ataques de misiles, drones y soldados ucranianos en terrenos abiertos, lo que les produjo  a los rusos ingentes bajas y la destrucción de todo tipo de armamento.

Sólo lograron los rusos frenar sus bajas cuando comenzaron a utilizar nuevas rutas para esquivar las zonas de marismas, según lo puntualizó el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales que evaluó la situación.

En la frontera bielorrusa 

Vale dejar claro que las marismas también se extienden en la frontera con Belarús.  Los invasores no llegaron a tiempo a esa zona cuando la tierra se congela y ello también frenó el ataque que tenían pensado ejecutar en Kiev, luego de atravesar la “zona muerta” de Chernobyl.

La inteligencia norteamericana advirtió a Ucrania que Rusia había enviado, al menos, 10 batallones tácticos y unidades navales, así como aerotransportadas.

El armamento que efectuó disparos en​la frontera de Bielorrusia y en territorio ucraniano, cercano a Chernobyl dispersó desechos radiactivos que están en el suelo, apuntó el analista Pavel Fulgen Hauser. 

En las represas de Dniéper 

En el sector de las represas de Dniéper, las tropas rusas llegaron en su invasión, ya que dividen el este y el oeste de Ucrania de manera simbólica.

Sobre esa zona fluvial hay instalaciones críticas, incluidas represas eléctricas. Una de ellas fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial para que los alemanes no pudieran cruzar el río, tarea que hizo la policía secreta rusa.

A los rusos no les importó que el agua inundara ciudades y murieran habitantes de la región. Luego de finalizada la guerra, la represa fue reconstruida.

Finalmente hay que aclarar que desde el inicio de la invasión soviética Putin demostró capacidad de destrucción, peo, a la vez, hizo lo mismo respecto a su debilidad táctica y logística. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Postítulo en Comunicación Política

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin