(*) Ricardo Marconi

Aquella noche en ‘Point Pleasant’ –Virginia Occidental-, del 14 al 15 de noviembre de 1966 invitaba a un paseo en automóvil y dos matrimonios decidieron recorrer para disfrutar cerca de la zona conocida como Área TNT. Es una zona donde se hallan radicados depósitos militares de explosivos utilizados en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial.

Mientras recorrían la ruta, una de las mujeres había alzado la vista al nivel de la copa de los árboles para ver la imagen de la Luna en todo su esplendor y al dejar de hacerlo y focalizarse en uno de los campos existentes al borde del camino, observó la imagen de una criatura de unos dos metros de altura, con dos alas plegadas a la espalda que la miraba fijamente con sus dos ojos enrojecidos.

La mujer aterrada, balbuceando ante el grito agudo de ese ser desconocido, relató lo que había distinguido y el conductor y el resto de los acompañantes de la atemorizada testigo decidieron acelerar hasta la entrada al pueblo. Se detuvieron ante la comisaría del poblado y la policía se puso a buscar exhaustivamente en toda el área donde se había avistado la criatura, pero no se encontró evidencia alguna.1

Rápidamente en ‘Point Pleasant’, como reguero de pólvora, se conoció el episodio como el caso ‘Mothman’ o el caso del ‘Hombre Búho” y las autoridades se interesaron en hallar al supuesto ente de enorme estatura y de aspecto parecido a un ser   con una mezcla de polilla y búho, luego presumiblemente detectado visualmente en coincidencia con observaciones de objetos voladores no identificados, así como de otros humanoides.

También se relacionó la aparición con la inminencia de catástrofes en cadena y de individuos sospechosos que empezaron a hacer indagaciones entre la población. Las increíbles características anatómicas, relatadas a las autoridades y a especialistas, hicieron pensar en fenómenos paranormales o a casos relacionados con estados alterados de conciencia por parte de los testigos e, incluso, se intentó encuadrar lo relatado en el contexto de los denominados arquetipos junquiano.

Otros especialistas que escucharon de primera mano los relatos se inclinaron por clasificarlos como relacionados con la aparición de criaturas criptozoológicas, aplicando el criterio de que se trata de una especie real y convencional, no perteneciente a una especie conocida, a lo que se suman malas interpretaciones de los testigos, el mito creado y las exageraciones de las características.

Humanoide

La primera de las mujeres que vio a lo que calificó como “un hombre polilla”, hizo referencia a “un humanoide, de piel, pelaje o vestimenta color negro uniforme o gris oscuro, con dos enormes alas”.

Otros explicaron la aparición con “una gran capa que cubre la espalda, los brazos y parte del rostro y dos sobrecogedores ojos rojos a los que les atribuyeron facultades hipnóticas, enmarcados en una cabeza poco definida unida directamente al tronco”, lo que le daría al ser el aspecto de una polilla.

En la región de Cornualles, Inglaterra, más precisamente en cercanías de la localidad de Mawnan, entre 1976 y 1978, media docena de testigos- en gran mayoría niños-, dieron cuenta a sus padres y estos, a su vez, a las autoridades, de la existencia de un ser al que identificaron como “un búho peludo, de tamaño superior a los dos metros y con ojos rojos y oblicuos”.

El periodismo dio a conocer la información apelando a la descripción de “el hombre-búho de Cornualles”, la vez que hizo referencia coincidente al incremento de la aparición de extrañas luces en el cielo y   en horas de la noche.

Persecución

Marzo de 2009. Ciudad de Chihuahua, México. Las sombras de ocaso comienzan a invadir de manera lenta y constante la ruta en la que un joven conducía una camioneta Liberty.

El conductor notó, imprevistamente, que era perseguido por un ser que “volaba a baja altura, detrás del vehículo y cuando aceleró también incrementó su velocidad lo que él calificó de “un ser con aspecto de polilla”.

Logró alejarse con el rodado y de inmediato se dirigió, según sus propias palabras, “muy asustado”, a su casa, donde tras relatar los hechos a su familia, la misma aceptó acompañarlo a hacer la denuncia, aún a pesar de ser considerado como un loco.

La policía, en base a sus declaraciones, hizo lo que se denomina un “retrato robot”, que causó sorpresa entre los investigadores, a lo que vale acotar que “en México, casi treinta días después, relacionaron el episodio con el estallido de una epidemia de gripe A”, la que derivó en numerosas muertes.

Quien esto relata, no pudo dejar de mencionar la relación con la epidemia aludida, en razón que poco antes del desastre nuclear de Pripyat, el “hombre-polilla fue visto tanto en Georgia como en alrededores de Ucrania, antes de producirse los fatídicos instantes de la explosión de Chernobyl.

A partir de 2013, el “hombre –búho”, habría sido avistado, de manera independiente, por varias personas, en Santiago de Chile y el primero de los testimonios lo brindó un joven el 29 de setiembre de ese año, nuevamente en horas de la noche (20.30 horas).

Y en este episodio volvió a escuchar sorprendida la policía, la historia de la aparición de una enigmática criatura de cerca de dos metros de altura y con largas alas que sobrevoló el Parque Bustamente, de la comuna de Providencia.

Las circunstancias relacionadas con nuevas apariciones se repitieron, casi calcadas, en los relatos de personas despavoridas y con ataques de nervios que se hallaban en las comunas de Quinta Normal y Lo Barnechea.

“Me llamó mi hermana y me dijo que veía algo en el cielo y al alzar la vista nos extrañó, porque parecía un papel flotante grande en el aire, color negro. Nos quedamos mirando largo rato, pero después advertimos que no era un papel, sino una especie infrahumana voladora”, dijo Mario Álvarez, vecino de Lo Barnechea.

La horrible criatura también apareció en Chicago, Estados Unidos, y la información la brindó el Daily Express, en una publicación del 2 de mayo de 2017. En este caso hubo tres testigos que se expresaron de forma independiente y por varias horas.

“El ser, – según los reporteados-, era similar a un búho de tres metros, con ojos brillantes” y luego dieron a conocer que al poco tiempo pudieron ver “un ovni de color verde en el cielo”.

En Chicago, con los de 2017, se agregaron avistamientos en enero de 2018, llegándose a contabilizar 55 en total.

El monstruo de Pope Lick

El hombre cabra o el monstruo de Pope Lick es una criatura legendaria que según testigos posee rasgos humanos mezclados con el de una cabra y las denuncias señalaban que vivía debajo de un puente ferroviario sobre el arroyo Pope Lick, en el barrio de Fisherville, en Louisville, Kentucky.

En este caso las leyendas urbanas existentes sobre el origen de la criatura y los métodos para asesinar y entre ellos se hacen mención a la hipnosis o mediante la imitación de voces para atraer personas hacia las vías del ferrocarril y ser embestidos por un tren.

Otros relatos afirman que el monstruo salta sobre los techos de automóviles que pasan debajo del puente. Y una tercera versión indica que el “hombre –cabra”, ataca con un hacha. Testimonios de personas fuera de sí por el terror hablan de la sola visión de la criatura es tan perturbadora que los que la ven cruzar el puente ferroviario se ven impelidos a saltar de éste.

Testigos circunstanciales hablan de “un híbrido humano y cabra como si fuera un fenómeno circense que juró venganza por el maltrato sufrido luego de escapar de un tren descarrilado en el puente que nos ocupa. No escapa al total de versiones la que narran lugareños: “Es la deforme reencarnación de un granjero que sacrificaba cabras para obtener poderes satánicos”.

Las historias relatadas y otras leyendas han obligado a las autoridades a mantener alejada a la gente de la zona del puente por las muertes ocurridas y accidentes. Existe la errónea creencia que el puente ferroviario está abandonado y ya no se utiliza. En realidad, sobre el puente pasa una línea ferroviaria principal hacia Louisville.

Los pesados trenes de carga cruzan el puente varias veces al día, por lo que es fácil que alguien quede atrapado sobre el puente mientras un tren lo cruza. El Ferrocarril del Sur de Norfolk ha instado a los ciudadanos a no subirse al puente ferroviario, diciendo que serán arrestados si son vistos haciéndolo.

El primer libro en abordar el tema del Hombre Polilla fue “El puente de plata” del escritor Gray Baker (1970) pero se conoció la historia a través de Las profecías del Monthman. (2002). El 26 de julio de 2015 se estrenó la serie de televisión sobre el Hombre Polilla, que dirigió Sergio Kaal. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – rimar9900@hotmail.com

 

  1. «Mothman. 40 años después». Archivado desde el original el 9 de mayo de 2014. Consultado el 27 de abril de 2013.

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin