El Gobierno de Santa Fe parece haberle puesto un punto final a la serie de balaceras que se vienen sucediendo en distintas partes del municipio rosarino en las últimas semanas y, tras múltiples reuniones con intendentes municipales y presidentes comunales de la región, propietarios de comercios gastronómicos y representantes de fuerzas de seguridad nacionales, se comprometió a enfrentar a esa delincuencia armada con atisbos de terrorismo.

Omar Perotti, gobernador de Santa Fe, junto a su ministro de Seguridad, abogado Jorge Lagna, mantuvo durante horas distintas reuniones en la sede rosarina del Gobierno provincial, en el edificio de la ex Jefatura de la Policía rosarina, en pleno centro de la ciudad.

“Hace de las 10 de la mañana que venimos de reuniones”, afirmó Lagna después de las 20 de este martes cuando se reunió en uno de los pasillos de la delegación gubernamental con representantes de los medios de prensa locales.

Lagna, visiblemente preocupado, informó a los periodistas que, entre otras medidas, se decidió poner en funcionamiento una “mesa de trabajo permanente” con el sector e intensificar el trabajo en la calle, pero descartó posibles cambios en su cartera cuando fue consultado al respeto.

“El corredor Pellegrini, Pichincha y la zona norte tendrán especial atención. Rosario es un polo gastronómico de referencia nacional y merece que trabajemos en conjunto”, sostuvo Lagna, quien adelantó que se reforzará la coordinación entre las Fuerzas Federales y provinciales, además de aumentar los patrullajes.

Con respecto a los ataques a balazos de este fin de semana largo pasado, el ministro dijo que confía en la investigación que lleva adelante la fiscal Valeria Haurigot.

“Es un hecho bisagra para nosotros”, aseguró el ministro santafesino, para luego indicar que su par nacional, Aníbal Fernández, le había pedido durante una comunicación telefónica mantenida en horas de la tarde precisiones sobre los hechos del fin de semana.

“Cuando uno enfrenta diferentes bandas organizadas hay que trabajar, no te tiene que infundir temor un hecho puntual”, señaló convencido Lagna y valoró la predisposición de trabajar en conjunto de los empresarios y gremialistas del rubro gastronómico, a quienes prometió que “llegarán cientos de nuevos policías para triplicar el patrullaje”, aunque sin precisar una fecha concreta porque -dijo- “primero hay que construir los destacamentos” donde se alojarán los dichos efectivos, especialmente de Gendarmería Nacional.

Perotti estuvo acompañado por sus ministros de Seguridad, Jorge Lagna, y de Gestión Pública, Marcos Corach; los intendentes de Rosario, Pablo Javkin; de Villa Gobernador Gálvez, Alberto Ricci; de Capitán Bermúdez, Daniel Cinalli; de San Lorenzo, Leonardo Raimundo, y de Pérez, Pablo Corsalini, entre otros, y la jefa de la Policía de Santa Fe, Emilce Chimenti.

También participaron representantes de la Policía de Santa Fe, de la Policía Federal, de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Más tarde, el gobernador encabezó otro encuentro de trabajo con los antes consignados, a los que se sumaron intendentes y presidentes comunales de la llamada Área Metropolitana de Rosario, con el objetivo de continuar trabajando y sumando esfuerzos en el combate contra el delito.

Finalmente, el ministro de Seguridad se reunió en su despacho con representantes de la actividad gastronómica de Rosario. (Jackemate.com)

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin