Con su pulgar arriba y con barbijo, Donald Trump abandonó caminando este lunes el Hospital Militar ‘Walter Reed’, de Maryland, en el que estaba internado desde el pasado viernes con Covid-19. Sin embargo, el médico que lo trata, Sean Conley, reconoció que el jefe de la Casa Blanca aún “no está fuera de peligro”.

“¡Me siento muy bien! No le tengan miedo al Covid. No dejen que les domine la vida. Desarrollamos, bajo el Gobierno de Trump, varias drogas y conocimiento excelentes. ¡Me siento mejor de lo que me sentía hace veinte años!”, fue uno de los tantos mensajes del jefe de Estado, quien durante toda la jornada se la pasó tuiteando mensajes electorales, defendiendo su gestión y agraviando a los demócratas y a los medios.

Horas antes de abandonar el nosocomio, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca había adelantado que Trump, de 74 años, había mejorado y logrado un “progreso increíble”.

En la puerta del hospital lo alentaban decenas de fanáticos despreocupados por la distancia social o por la posibilidad de contagiarse. Todos ellos estaban muy pegados vitoreando al republicano y agitando banderas de Estados Unidos, entre varias otras.

Sospechas

El médico de Trump, Sean Conley, se refirió al estado del mandatario y aseguró que, aunque continuará su recuperación en la Casa Blanca, aún “no está fuera de peligro”.

“Si podemos llegar al próximo lunes y sigue estando igual, o aún mejor, mejora, podremos por fin lanzar un profundo suspiro de alivio”, expresó.

“En la Casa Blanca tendrá un personal médico prestigioso a su disposición las 24 horas y no vamos a perdernos nada que podríamos detectar aquí” en el hospital, agregó.

La terapia de Trump consistió en una combinación de tratamientos potentes, como un cóctel experimental de anticuerpos, el antiviral Remdesivir y el esteroide dexametasona.

Esta última suele ser suministrada normalmente en casos graves y muchos médicos se oponen a administrarla en fases tempranas de la enfermedad, como en la que se encuentra Trump.

Entorno complicado

Por su parte, la primera dama, Melania Trump, también dio detalles de su recuperación vía redes sociales. “Me siento bien y continuaré con el reposo en casa. Gracias al equipo médico y a todos los cuidadores. Mis oraciones siguen dirigidas para todos aquellos que están enfermos o que tienen algún familiar afectado por el virus”, expresó.

En tanto, el vicepresidente Mike Pence volvió a dar negativo y, por eso, confirmó su presencia en el debate de vicepresidentes de este martes en Utah, mientras que el candidato presidencial opositor, Joe Biden, también volvió a recibir un resultado negativo y continuará haciendo campaña.

La hija mayor del mandatario y su esposo, Ivanka Trump y Jared Kurshner, ambos asesores presidenciales, también dieron negativo este lunes, según informó su vocero, citado por la agencia de noticias DPA.

En medio de las buenas noticias, la secretaria de prensa y principal vocera de Trump, Kayleigh McEnanny, informó que está contagiada.

“Después de obtener varios resultados negativos todos los días desde el jueves, hoy (por ayer) di positivo de Covid-19, pese a no experimentar ningún síntoma”, aseguró la funcionaria, quien agregó que iniciará “un proceso de cuarentena” mientras trabaja de manera “remota”. (Agencias/Jackemate.com)

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin