Una vez más profesionales de centros médicos públicos, en este caso perteneciente a la Secretaría de Salud municipal, lograron salvar una preciada vida de un feto. En este caso, equipos de dicha dependencia municipal, en un trabajo interdisciplinario, lograron detectar una cardiopatía congénita en un embarazo de 30 semanas de gestación.

Según se informó desde dicha secretaría, merced a la detección oportuna de la patología, la mujer fue derivada a un efector de salud de La Plata y luego a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se logró realizar con éxito una intervención prenatal. Finalmente, la bebé nació el 30 de enero en la Fundación Hospitalaria de CABA.

El trabajo conjunto interdisciplinario en red entre los equipos de Diagnóstico por Imagen, Cemar, Maternidad Martin, Hospital Vilela y Atención Primaria, permitió “sospechar, diagnosticar y realizar una derivación oportuna de una cardiopatía congénita denominada estenosis aórtica crítica con indicación de intervencionismo prenatal” en una mujer de 25 años que cursaba su octavo mes de embarazo. La misma se controlaba en forma periódica en el Centro de Salud ‘El Gaucho’, en la zona sudoeste del municipio rosarino.

Estenosis aórtica crítica

Según la misma información, la estenosis aórtica crítica es una obstrucción severa de la sangre que sale oxigenada del corazón.

“Para ejemplificarlo, el corazón de la beba, en este caso, tenía una puerta (válvula aórtica) cerrada por lo que no podía salir sangre oxigenada desde el corazón al resto del cuerpo”, se explica, para luego señalar que “esta patología afecta el flujo normal de la sangre del corazón y, librada a su evolución natural, puede producir hipoplasia de cavidades izquierdas, lo que significa la falta de desarrollo de la mitad izquierda del corazón”.

Algunos de los profesionales de la Salud Pública rosarina intervinientes

Al diagnóstico se llegó por los controles periódicos que se les realizan a las mujeres durante todo su embarazo, entre ellos los screening ecográficos para detectar diferentes anomalías. En tanto, la cardiopatía fue confirmada en el Hospital de Niños ‘Víctor J. Vilela’, tras una serie de estudios.

Inmediatamente la mujer fue derivada al Hospital Provincial del Centenario, centro regional de referencia de cardiopatías y, desde allí, la paciente fue trasladada a la ciudad de La Plata y luego al Hospital Italiano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde se realizó la intervención intrauterina, ya que es el único centro donde se realiza este tipo de operaciones en el país.

“Si la patología no se hubiese diagnosticado de manera prenatal, una de las posibilidades al momento de su nacimiento era que la bebé presentara un cuadro muy severo de deterioro de la función cardíaca en un ventrículo poco desarrollado”, destacó María Inés Balducci, médica especialista en Cardiología Pediátrica y Fetal, y además integrante del Servicio de Cardiología Infantil del Hospital de Niños ‘Víctor J. Vilela’.

Y agregó: “Ante esta situación, si no se actúa rápidamente, existe riesgo de vida para el niño o la niña. Pero, además, puede generar complicaciones más severas si la intervención se realiza después del nacimiento, dada la posible evolución intrauterina de la patología hacia la falta de desarrollo de la mitad izquierda del corazón”.

Señaló, asimismo, que “la intervención que se realizó no cura definitivamente la cardiopatía del bebé, sino que se trata de una intervención paliativa que evita complicaciones en el cuadro y da chances para mejorar la calidad de vida del paciente”.

Según especialistas, las cardiopatías congénitas son las malformaciones congénitas más frecuentes, pero la estenosis aórtica crítica en particular es una patología rara, no muy habitual, que requiere de una gran experiencia y entrenamiento para llegar a su diagnóstico.

“Un diagnóstico fundamental que cambió el pronóstico”

Según Balducci, “si bien la patología no es frecuente, es mucho menos frecuente llegar al diagnóstico de manera prenatal en tiempo para poder realizar esta compleja intervención”, y aseveró que “poder llegar a este diagnóstico realmente fue algo inmenso, primero pensando en la paciente. porque a ella le cambiamos el pronóstico. Pero, además, es muy importante poder brindarles a los pacientes del ámbito público las mismas posibilidades que tiene un paciente del sector privado, lo cual es transformar la salud pública en salud equitativa y llevar igualdad en los tratamientos que podemos dar”.

La misma profesional rosarina manifestó que “gracias a la operación, y al diagnóstico, a la niña le cambió el pronóstico totalmente, porque se logró que funcione correctamente el corazón antes de nacer”.

Por otra parte, Débora Montoya, médica especialista en ecografía general con especificidad en Materno feto neonatal e integrante de la red transversal de Diagnóstico Prenatal, Diagnóstico por Imagen y equipo de Medicina Fetal Maternidad Martín Cemar, dijo que “es importante destacar que el intervencionismo fetal es posible gracias al diagnóstico prenatal”.

Y expreso en el mismo sentido que “es fundamental visibilizar este trabajo que desarrollamos en la red de salud municipal ya que venimos trabajando mucho para que en la salud pública logremos los estándares de los screening, logrando los diagnósticos para su posterior tratamiento”.

Distinto niveles de complejidad

La Red de Salud funciona con distintos niveles de complejidad. En este caso, se destaca el trabajo realizado también por Noelia Gravina, médica especialista en ecografía general de la red, quien sospechó la cardiopatía, solicitando una segunda opinión, derivándose con celeridad al servicio de ecocardiografía fetal del Hospital Vilela donde se confirmó el diagnóstico.

“Es indispensable seguir fortaleciendo en el Sistema Público, la Red de Diagnóstico Prenatal en general y ecográfico, tanto en organización, asistencia, formación continua e investigación de los médicos ecografistas y equipo, en los diferentes de niveles de complejidad del sistema, para seguir trabajando y avanzando en el cuidado integrado de las embarazadas en general, como aquellas con la detección de un mayor riesgo, con la visión de prevención, equidad, asesoramiento adecuado, seguimiento y derivación oportuna ya sea para tratamiento médico o intervencionismo pre o postnatal y nacimiento en los centros neonatales de complejidad adecuada, para nuestras embarazadas y su familia”, subrayó Montoya.

En la derivación al centro de referencia regional de Cardiopatías Congénitas (Hospital Centenario) estuvo la intervención de Edgardo Ávalos, jefe de Obstetricia de la ‘Maternidad Martín’.

Allí, el especialista en toco-ginecología de alto riesgo, Joaquín Ponce, y miembros del equipo colaboraron e intervinieron, lográndose el traslado de la mamá a La Plata, donde el especialista en cardiología pediátrica y fetal. Esteban Vázquez, gestionó que la paciente arribara al Hospital Italiano de las Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En este último nosocomio porteño, sus profesionales, junto con la Fundación Hospitalaria, lograron operar con éxito el corazón del feto de 32 semanas de gestación, en un procedimiento quirúrgico poco frecuente que sólo se lleva adelante en pocos centros en todo el mundo. (Jackemate.com)

 

Fuente: Secretaría de Salud Municipal Rosario

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin