Hora local en Rosario:

Rosario y las localidades que la circundan se vieron desde la noche de este lunes invadidas por un pestilente y espesa humareda proveniente nuevamente de la quema de pastizales de las islas del Paraná situadas al sur del municipio rosarino, por lo que este martes el Gobierno santafesino, a través de su Ministerio de Medio Ambiente, pidió la intervención de efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Prefectura Naval Argentina.

Por pedido expresó del gobernador Omar Perotti ante el Gobierno nacional las Fuerzas Armadas se sumarán, una vez más, al Comando Operativo que se levantó en Alvear, localidad distante unos 15 kilómetros al sudeste de Rosario.

Además, se reiteró la solicitud al Ministerio de Seguridad de la Nación para aumentar, una vez más, la intervención del grupo Albatros y un mayor monitoreo de Prefectura Naval Argentina en la zona de islas del Delta del Paraná.

“Ante un foco de grandes dimensiones, que se propagó en muy pocas horas en la noche de ayer a causa del viento, el gobernador me instruyó para que con carácter de urgencia solicitemos nuevamente la participación de las Fuerzas Armadas en el Comando Operativo”, indicó la ministra de Ambiente y Cambio Climático, Erika Gonnet.

“En territorio de Entre Ríos, frente a las localidades de Arroyo Seco y Pueblo Esther, brigadistas y medios aéreos trabajaron durante el fin de semana en el margen Sur del foco para evitar que el fuego llegue a una zona de viviendas”, explicó Gonnet, pero ese mismo foco se propagó hacia el norte ampliando su dimensión y causando la presencia de una enorme y espesa pared de humo gris oscuro que alcanzaba una altura superior a los mil metros.

“Hace más de 70 días que el Comando Operativo de Alvear trabaja de forma permanente, en la lucha contra los focos ígneos; la cantidad de focos activos fue variable y los equipos técnicos diagraman la jornada según la situación. Hoy no tenemos focos activos nuevos frente a la zona del Gran Rosario y se está trabajando sobre un foco que comenzó el 7 de septiembre”, detalló Gonnet.

“Hoy la situación, por la complejidad del humo que está afectando gran parte del sur de nuestra provincia, por la superficie afectada del Humedal, por la sequía, la bajante del río Paraná y la cantidad de biocombustible disponible, requiere que solicitemos el fortalecimiento del Comando y de las tareas de control”, insistió.

“Sumado a esto hoy (por este martes) enviamos nuevamente un escrito al fiscal Kishimoto con el objetivo de que la Justicia también tenga un rol activo en las tareas de control y prevención”, amplió la ministra.

Patrullajes
Este martes más de 40 brigadistas trabajaron en terreno, junto con la asistencia de aviones hidrantes y helicópteros. Coordinamos por el Sistema Nacional de Manejo del Fuego, con la incorporación de brigadistas de la Policía Federal, junto a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos en el foco activo y preventivamente en zonas con peligro de interfase.

La Guardia Rural ‘Los Pumas’ De la Policía de Santa Fe continúa con el patrullaje preventivo en la zona del Delta en un trabajo conjunto entre el Ministerio de Seguridad y el Ministerio de Ambiente y Cambio Climático.

Nuevamente, con la caída de la tarde de este martes, apareció espeso y pestilente una humareda gris oscura sobre la zona costera rosarina, que lentamente avanzó hacia el resto del municipio y alcanzó a poblaciones vecinas, causando problemas respiratorios y en los ojos de miles de habitantes, algunos malhumorados contra quienes tienen la responsabilidad de ponerle fin definitivamente a esta situación. (Jackemate.com)

 

 

Déjanos tu Comentario
Comparte este Articulo ...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin