Las guerras del futuro utilizarán armas cinéticas espaciales

Es imprescindible, antes de ingresar de lleno al tema que nos ocupa, explicitar que la cinética o cinemática es la rama de la dinámica que estudia las leyes del movimiento de los cuerpos sin considerar las causas que lo originan En tanto la cinemática del sólido rígido se refiere a la energía que un cuerpo posee debido a su movimiento. Incluso también se ha avanzado en el estudio de la cinética química, esto es el análisis de la velocidad de las reacciones químicas

Señalado lo explicitado, vale agregar que científicos de las grandes potencias, especializados en armamentos, trabajan en la posibilidad cierta de aplicar, ante un conflicto armado no convencional, el bombardeo cinético, que no es otra cosa que el acto de agredir militarmente desde el espacio una porción de la superficie de nuestro planeta con un proyectil no explosivo, donde la fuerza destructiva proviene de la energía cinética liberada durante el impacto. Los científicos aplican la fórmula Ek=0.5 mv2, donde Ek es la energía cinética, la masa del objeto y v la velocidad.

El bombardeo cinético es, concretamente,  el acto de atacar desde el espacio una parte de la superficie planetaria con un proyectil no explosivo, donde la fuerza destructiva proviene de la energía cinética liberada durante impacto del proyectil.

También están trabajando los especialistas  con bombardeos en base a proyectiles cinéticos no orbitales como el lanzamiento de piedras mediante máquinas de asedio tales como catapultas.

Proyecto Thor

El Proyecto Thor forma parte de las propuestas militares en danza. Está ideado para ser utilizado con proyectiles cinéticos desde la órbita terrestre para dañar objetivos en el suelo. Es la resultante de un estudio clasificado de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en 1950.

El sistema consiste en un “poste telefónico” orbital de tungsteno con pequeñas aletas y un computador guía.

El arma tiene pocos metros de longitud. El tiempo entre pérdida de órbita e impacto sería de pocos minutos.

No hay necesidad de desplegar misiles, aviones u otros vehículos. Aunque el tratado SALT II (1979) prohibió el despliegue de armas de destrucción masiva en órbita, pero no lo hizo con las armas convencionales.

Barra de Dios

Dicha arma causa daño debido a que se mueve a velocidades orbitales, de como mínimo 9 kilómetros por segundo.

La cantidad de energía liberada por la versión más grande cuando choca contra el suelo es comparable con una pequeña bomba nuclear o una convencional muy grande.

Las armas más pequeñas liberarían una energía comparable a un artefacto explosivo convencional de unas 500 libras.

La forma de barra es óptima porque mejora la reentrada atmosférica y maximiza la capacidad para penetrar profundamente –hasta 5 km-, objetivos resistentes o enterrados.

El dispositivo mayor sería capaz de alcanzar búnkeres subterráneos muy profundos y otros centros de control y mando. Las barras más pequeñas serían empleadas para uso antiblindaje, antiaéreo, antisatélite y antipersonal.

La defensa contra el arma aludida es muy complicada. La velocidad de impacto es muy alta y la sección visible en el radar es muy pequeña. El lanzamiento es muy difícil de precisar, podría ser cualquier señal de infrarrojos detectada en órbita, en cualquier posición. Esta señal infrarroja también es mucho más débil que la debida al lanzamiento de un misil balístico.

Un inconveniente del sistema es los sensores del arma son inútiles durante la reentrada atmosférica debido al recubrimiento de plasma que se desarrolla a su alrededor, de forma que sería difícil acertar a un objetivo móvil si este realiza alguna maniobra imprevista.

La versión grande se lanzaría de forma individual, mientras que las versiones menores se lanzarían desde «vainas» o «portadores» que contendrían varias barras. El impacto puede destruir el tanque T14 ruso, ya que a explosión se produce dentro del vehículo.

El problema principal que enfrenta este tipo de armamento es el número de satélites a poner en órbita para cubrir una porción terrestre y esperar el momento de lograr el posicionamiento concreto sobre el blanco, así como la altura adecuada para evitar que la barra se desintegre mientras atraviesa la atmósfera.

El concepto fue estudiado en la década del 80  y el proyectil impactaría a una velocidad de 10.980 metros/segundos, lo que produce la aniquilación del blanco, por lo que se lo considera una bomba nuclear pequeña.

Misil DF 210

China puede utilizar el misil DF 210, que destruye portaviones debido a que tendría una velocidad de Mach 10 antes del impacto, al ser lanzado desde un cañón con riel cinético,  por lo que se lo considera hipersónico ( 1 kilómetro y medio por segundo).

Para que el lector pueda comparar, una nave a Mach 20 va a 24.000 kilómetros por hora.

Extraoficialmente pudo saberse que el arma mantiene el objetivo en secreto para que el detector del radar no pueda precisarlo.

El avión C-51

Porta un misil de alta velocidad y viaja de costa a costa de Estados Unidos en una hora. Apunta contra velocidades hipersónicas y es casi imposible destruirlo.

Posee un arma laser que funciona a velocidad de la luz y combate con un “rayo aniquilador”. Va al objetivo por transferencia de calor.

Misil ICBM

Estados Unidos poseería un misil laser de 10 vatios y 8 rayos laser individuales que tarda, en promedio, 32 minutos desde su lanzamiento al objetivo. Dicho laser tendría una potencia combinada para destruir en milisegundos a partir de una fuente de energía.

Miracole

Es un laser químico difícil de ocultar. Lo positivo es que destruye el objetivo en milisegundos.

Las guerras del futuro contarían con el avión furtivo F-BS para el 2016 que podrían ingresar y salir de la zona de combate  sin ser detectado y su tecnología tendría incluidas armas de perforación y explosión incendiaria tras el impacto de la bala.

Ya se están probando –nos dicen-, con objetivos en los que las balas golpean y la detonación se produce dentro del objetivo que pueden ser aviones o armas blindadas en  cuyo interior se desata un infierno, ya que tanto los citados aviones o los carros blindados se transforman en microsegundos en una bola de fuego.

Se han realizado pruebas contra helicópteros con idéntico resultado y con centros de comando.

¿Armas de prueba en territorio iraní?

Ante la escalada del conflicto entre Estados Unidos e Irán, no son pocos los analistas militares que presuponen que el suelo iranio podría transformarse en un campo de prueba.

En ese sentido, los especialistas en elaborar planes de ataque planifican que luego de la utilización del armamento enunciado sería la Marina norteamericana la que daría el segundo paso produciendo caos entre las fuerzas militares enemigas  con la voladura de centros críticos utilizando misiles subsónicos  mediante lo que se denominaría  cañón de riel que funcionaría en base a energía electromagnética a velocidad hipersónica.

Este último armamento precisa una estructura  de envergadura y el alcance es de 343 kilómetros, a una velocidad de Mach 7, con lo que se alcanza la distancia de 1 km y ½  en 100 milisegundos.

El disparo del cañón de riel atravesaría concreto reforzado y ello permitiría reemplazar los actuales misiles crucero que se utilizan en las regiones montañosas de Afganistán. El cañón abriría paso a la invasión terrestre de territorio a atacar.

La fase siguiente tendría como protagonistas a los blindados terrestres –livianos y rápidos-, en un frente ampliado, los que utilizarían  proyectiles antitanque de mediano alcance y con altísima potencia, ya que la aveza explosiva se detona a 10 kilómetros por segundo.

El impacto alcanza una temperatura extrema en el interior del tanque enemigo y produce una especie de erupción producida por una computadora.

El plan de ataque siguiente contempla la utilización de helicópteros como apoyo aéreo y para reconocimiento a mayor altura que la habitual, utilizando su doble velocidad.

Raider F-97   

Así se denominan los helicópteros de ataque que ya se vienen utilizando desde 2014. Sur armas pueden  volver a su posición luego del ataque o tras defenderse de aviones enemigos.

Ras 70 LG

Es un arma de traslado portátil que despliega su armado y dispra su misil en menos de 1 minuto. Puede ser utilizado de noche y ya, nos indican, fue evaluado por el Ejército sueco. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla