China construyó estación ferroviaria multiple en 9 horas

Tan sólo nueve horas y la participación de un millar y medio de trabajadores ferroviarios fue necesario para unir tres líneas de ferrocarril en una nueva estación en la ciudad de Longvan, en el sudoeste de la China continental

Según el sitio EnelSubte.com de Argentina, se contó asimismo con la ayuda de siete trenes de obra y de 23 excavadoras para terminar en tiempo record dicha obra..

La proeza, que recorrió el mundo, fue lograda gracias a una estricta planificación y articulación de las diferentes tareas que implicó conectar tres ferrocarriles principales, el Ganlong, el Ganruilong y el Zhanglong, con uno nuevo, el Nanlong, en la ciudad de Longyan, lo que permitirá a dicha región contar con un acceso rápido a la zona central del país.

Zhan Daosong, subdirector del China Tiesiju Civil Engineering Group, el principal constructor de ferrocarriles del país, dijo que “la razón detrás de la velocidad de los trabajadores era que se habían ordenado en siete unidades. Al dividirse en grupos separados, pudieron concentrarse y completar diferentes tareas al mismo tiempo”.

Todo un ejemplo de organización, planificación y estrategia laboral que por estos sitios del Planeta, puntualmente la Argentina, es casi utópico llegar a pensar que pueda realizarse una obra similar.

Sino pongamos de ejemplo el cambio de tendidos de vías dobles entre Rosario Y Retiro, de menos de 300 kilómetros. Después de casi cinco años del inicio de los trabajos (en la gestión del ministro Florencio Randazzo, del kirchnerismo), aún sigue sin final de obras porque no se concluyeron los trabajos secundarios necesarios (señalización, pasos a nivel, modernización de estaciones y comunicaciones).

Actualmente, el presidente de Trenes Argentinos, Marcelo Orfila, sin experiencia probada en ferrocarriles, días pasado se jactó y se mostró orgulloso durante una visita a Rosario Norte, porque el único servicio diario entre Rosario Norte y Retiro había descendido una hora para cumplirlo: Pasó de siete horas 42 minutos a seis horas 42 minutos.

Con los modernos trenes de pasajeros chinos con que hoy cuenta la Argentina, este mismo tramo estando en condiciones perfectas de circulación, a una velocidad media de 150 kilómetros por hora, podría tranquilamente cumplirse en menos de tres horas, con lo cual sería competencia abierta tanto para los servicios de ómnibus de larga distancia como de servicios de vuelos entre ambas ciudades.

Hasta 1994, cuando circulaban los servicios de trenes ‘El Rosarino’ y ‘El Porteño’, el mis trayecto era cumplido en cuatro horas 15 minutos. ¡Qué lejos estamos aún de alcanzar el tiempo de los noventa, aún con políticas destructivas contra los FFCC del peronismo menemista! (Jackemate.com)