¿Dónde están los coches de pasajeros y máquinas diesel santafesinas?

Los rosarinos y pobladores de localidades vecinas, especialmente aquéllas que están a la vera del tendido de las vías del ex Ferrocarril Mitre a Retiro, nos quedamos desde este fin de semana pasado sin servicio de trenes de pasajeros que, al menos, una vez al día nos comunicaba con la Capital Federal por intermedio de la empresa privada Trenes de Buenos Aires, que opera servicios urbanos e interurbanos desde la infame década de los ‘90, cuando era presidente de la Argentina, Carlos Menem.

Cuando me enteré de esta mala nueva para los rosarinos, me pregunté por qué los santafesinos no podemos poner un servicio de trenes entre Santa Fe y Retiro, con parada en Rosario, la principal ciudad de la provincia, utilizando los coches y máquinas que nos dejaron concesionadas cuando se hizo el traspaso de los ferrocarriles de la Nación a la provincia, en momentos en que Carlos Reutemann desarrollaba su primera gestión como gobernador.

Y la respuesta, que vino de unos amigos vinculados al riel, fue contundente: “Los coches y las máquinas diesel que nos dejaron en concesión fueron transferidas a otras empresas privadas, pero sin dejar sentado esas transferencias. Inclusive, un par de coches están en exposición privada en una estancia puntana”.

Mi respuesta ante tamaña explicación no se hizo esperar: “No puede ser; quién podría hacer algo así. No lo puedo creer”.

Y tuve que tragarme el sapo de la creencia, cuando estos amigos amantes de los ferrocarriles me contaron, sin pelos en la lengua, que la provincia recibió 7 máquinas diesel, 20 coches pulman, 2 coches restaurantes, 15 coches clases primera y turista, y 2 coches furgones.

¿Pero cuándo ocurrió esta transferencia? La respuesta de los amigos fue contundente: “Fue en los primeros días del mes de noviembre de 1004, tras firmar las actas el gobernador Carlos Reutemann con el secretario de Transporte de la Nación de aquél entonces, en una ceremonia realizada en el salón ‘Blanco’ de la Delegación Rosario de la Gobernación de Santa Fe, a la que también asistió José Pedrazza, quien hasta hace poco meses atrás lideraba desde hacía décadas la Unión Ferroviaria a nivel nacional”.

Ah, claro ahora me acuerdo. Si también estuve en el acto con un amigo periodista rosarino amantes de los ferrocarriles, pero ese día no se habló mucho de transferencia de coches de pasajeros y máquinas diesel desde la Nación al gobierno de la provincia de Santa Fe.

¿Por qué habrá sido que no se informó mucho de este tema? ¿Por qué cuando pregunté a amigos legisladores de la provincia en torno de los destinos de estos coches y máquinas diesel me dicen que no hay documentación al respecto?

Y me surgieron más preguntas: ¿A dónde fueron a parar estos coches de pasajeros y máquinas? ¿Será cierto lo que me contaron los mismos amigos, que dos coches estarían en exhibición como museo en una estancia de la provincia de San Luis y el resto pasó a manos de una concesionaria de servicios ferroviarios urbanos e interurbanos porteños? ¿Cuál será esa concesionaria? Me imagino que no será Trenes de Buenos Aires……

(Jackemate.com)