Miles de santafesinos del norte provincial agobiados por la falta de luz y de agua

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

Miles de pobladores de una treintena de localidades del norte santafesino, que se extiende desde Sunchales hasta Gato Colorado, viven horas de zozobra ya que se encuentran seriamente afectados por cortes en el suministro eléctrico y la falta de agua potable en medio de una ola de calor que ya alcanzó los 55 grados de sensación térmica.

Enrique Fedele, intendente de Tostado, en el extremo norte provincial, señaló que “hay un total desinversión” por parte de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), y precisó que “nos da la sensación de que estamos olvidados en el norte”.

Numerosas localidades del norte santafesino, entre ellas Ceres, Tostado y Villa Minetti, sufrieron durante el fin de semana último cortes de energía eléctrica y graves fallas en el suministro de agua, por lo que el intendente de Tostado dijo que están “al borde de una catástrofe humanitaria y medioambiental" 

Fedele recordó que "tuvimos dos o tres días de viento norte y sensaciones térmicas de hasta 55 grados” y “desde el domingo a la madrugada hasta el lunes a la madrugada hubo corte de energía”.

Por esta situación que están atravesando los pobladores del norte santafesino, Fedele dijo que “aquí no se mira para el norte, no hay inversiones eléctricas desde hace años. Entonces, desde Sunchales hasta Gato Colorado se quedan sin luz. Esto hizo que unas 30 localidades se quedaran sin luz”.

Preocupado, agregó que "la provisión de agua potable es otra problema sin solución. Este gobierno (provincial) acostumbra a hacer diagnóstico, pero no da soluciones concretas. Los vecinos están muy enojados y hoy en Ceres hay una movida organizada por la Cámara Empresaria”.

Añadió que “aquí no tenemos vehículos como para reparar un desperfecto, no tenemos recursos humanos. Son totalmente insuficientes".

Por otra parte, dijo que “con el tema del río Salado tenemos un grave problema, ya que Santiago del Estero cortó el agua, por lo que se están muriendo los peces y la calidad del agua es mala. Estamos al borde de una catástrofe humanitaria y medioambiental".

En tanto, en Villa Minetti se da una situación similar, y Sergio Ríos, un supermercadista de esa localidad del norte santafesino, expresó que “ha sido un fin de semana para el olvido” porque están “viviendo un momento muy difícil por la falta de luz y de agua”.

Según detalló Ríos a LT 10 de Santa Fe, “empresarios colegas míos y yo tuvimos que salir a regalar lácteos y mercadería que se podía echar a perder y así evitar que se ponga en mal estado. Salimos a darles a los vecinos y repartir entre los pobladores para no tirar la mercadería”, concluyó. (Jackemate.com)