Jueves, Febrero 20, 2020
logo.jpg

Chile: Por megaterremoto ya suman más de 300 los muertos y tratan de evitar el caos

 

Poco más de 24 horas después del terremoto de 8,8 grados que se sintió en todo Chile, el país trasandino trata de contar sus víctimas y recuperar el orden. Por el momento, son más de 300 los fallecidos y dos millones los damnificados por el temblor, según datos de la directora nacional de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), Carmen Fernández.

No obstante, habrá que esperar unos días para tener una perspectiva cierta de las consecuencias de la tragedia. Las sucesivas réplicas registradas –en total llegan al centenar- mantuvieron en vilo a miles de habitantes en todo el país.

Como consecuencia de una de estas réplicasunas 60 personas habrían quedado atrapadas bajo un edificio, según ha informado el alcalde de Concepción.

Otra fuerte réplica de 6,2 grados en la escala de Richter se registró en la ciudad chilena de Talca a las 8:26 hora local del domingo, desatando el caos en la población.

"Se han acabado de caer las casas", dijo una auditora a radio Bio Bío, al borde del llanto.

"Necesitamos que alguien nos ayude y nos saque de aquí", fueron sus siguientes palabras cargadas de dolor y pena por la tragedia del megaterremoto.

El epicentro del movimiento se localizó en la ciudad de Chimbarongo, en la sexta región, y se sintió desde Valparaíso hasta Concepción.

Los insistentes movimientos superan las 100 réplicas en las últimas 24 horas y mantienen a las personas con la sensación de desprotección.

En la capital, muchos ciudadanos optaron por dormir al raso por seguridad. Algunos de ellos habían pasado casi toda la jornada posterior al terremoto encerrados en sus casas: el terremoto rompió cerraduras y bloqueó puertas en muchos inmuebles.

Boris Orellana, un chileno que vive en la capital del país trasandino, cuenta que en Santiago "sufrimos un terremoto de grado 7 de una duración de casi tres minutos".

No obstante, desvela, la situación en Santiago es mucho mejor que en el sur del país.

“Allí la situación es dramática”, relata, porque “los caminos están cortados y se dice que vamos a llegar a 500 muertos".

La tragedia derivó en caos

El caos se ha convertido en moneda común: "Sólo 18 horas después del terremoto, las autoridades se dieron cuenta de que había habido un tsunami en pueblos costeros que ha arrastrado a los barcos en las plazas" de cada municipio.

En Talcahuano, uno de los principales puertos del país cerca de Concepción, el tsunami arrancó varios barcos del agua y los dejó sobre los muelles.

Así, por precaución, las autoridades han pedido a los ciudadanos que se queden en sus domicilios y ahorren energía.

En Concepción, informa la agencia británica de noticias Reuters, los supervivientes tratan de salvar sus pertenencias: apenas circulan coches por las calles que no sean los de la Policía.

"Me dicen que se perdieron mis muebles, mi televisor, mi refrigerador. No me importa. Lo bueno es que mi familia está bien. Lo material se puede rescatar", dice Francisco Luna, de 42 años.

El Centro de Alerta de Tsunami en el Pacífico (PTWC) ha levantado la alerta de tsunami para todos los territorios del Pacífico, después de que las primeras olas de los tsunamis generados por el temblor llegaran a Japón y a las costas rusas, sin causar víctimas.

Por precaución, se desalojaron a más de 320.000 personas que viven en localidades costeras.

Mensaje de la presidenta Bachelet

"Las fuerzas de la naturaleza han golpeado duramente a nuestra patria y una vez más ponen a prueba nuestra capacidad para enfrentar las adversidades y ponernos de pie", declaró la mandataria en un mensaje retransmitido en directo por todos los canales de televisión emisoras de radio del país.

Esta tragedia, detalló Bachelet, es uno de los terremotos más grandes de la historia, sólo superado por el que hace 50 años quedó bajo las aguas parte de la ciudad de Valdivia y que está considerado el más grave del mundo.

Los efectos del temblor se han dejado sentir en una larga franja de territorio que se extiende desde la región de Atacama hasta la de Los Lagos y ha causado, además, graves daños en la infraestructura terrestre, portuaria y aeroportuaria.

La evaluación de los daños no se conocerá hasta dentro de un par de días, señaló la mandataria, quien expresó su "profundo sentimiento de pesar a todos los familiares de las víctimas" y la "solidaridad a todas las familias con seres lesionados o que han perdido sus bienes esenciales".

Bachelet decidió declara zona catastrófica seis regiones del país, lo que permitirá liberar los recursos económicos para acudir en ayuda de la población.

Además, el inicio del año escolar ha sido aplazado hasta el próximo 8 de marzo "para proteger la integridad de nuestros niños y niñas", explicó la presidenta, quien además decretó la suspensión de todos los actos masivos en los próximos tres días.

Enfatizó que se hacen esfuerzos para restablecer la normalidad en las zonas castigadas por el terremoto, como la isla de Juan Fernández (también conocida como Robinsón Crusoe), adonde se han enviado por barco cargamento con ayuda, que incluye equipos electrógenos para restablecer el suministro.

"Llamo a todos los chilenos a confiar y seguir las indicaciones de las autoridades, mantener la calma y no exponerse a riesgos innecesarios", dijo.

Tras hacer un reconocimiento a la labor de los medios de comunicación, las fuerzas armadas, la policía y los bomberos, Michelle Bachelet agradeció las muestras de solidaridad de la comunidad internacional y de numerosos mandatarios.

"Ayer, nosotros acudimos en ayuda de Haití y hoy somos nosotros los que sentimos la solidaridad", resaltó.

"Estamos trabajando, pero tenemos por delante una ardua tarea; nuestra historia está plagada de desastres naturales que ponen a prueba nuestro tesón y solidaridad, pero también registran el coraje de nuestra gente. Una vez más: ¡Fuerza Chile!", concluyó Bachelet. (Jackemate.com)

 

Fuentes: Reuter, Lavanguadia.es, diarios de Chile

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar