Martes, Febrero 18, 2020
logo.jpg

Introspecciones: El presidente Barak Obama en operaciones

 

La regordeta y teñida secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano salió del despacho del Salón Oval con la carpeta bajo el brazo, seguida de su guardia personal y tras dirigirse a su oficina se comunicó con el general David H. Petraeus.

Con la celeridad que el caso requería, ordenó el llamado al jefe militar de máximo nivel, para retransmitirle una orden del presidente de los Estados Unidos Barak Obama, a quien palabras más, palabras menos, le señaló que públicamente –para abonar la estrategia de la administración norteamericana de incrementar la presión sobre Irán-, diera a conocer el aceleramiento del despliegue de nuevas defensas contra probables ataques misilísticos y de otro tipo por parte de Irán, en el Golfo Pérsico.

Ello debía realizarse como consecuencia de las advertencias que el presidente norteamericano efectuara, luego del fallido acercamiento diplomático y la decisión de incrementar sanciones por el programa iranio de armas nucleares encubierto.

Este cambio de actitud, por parte de Obama, se complementó con el envío al Congreso de una revisión de su estrategia sobre misiles balísticos intercontinentales, ya que –vale apuntarlo- la tecnología misilística actual hace innecesario el tan publicitado escudo que Ronald Reagan quería desarrollar en Europa y en algunos países ex satélites de Rusia.

Ello es así, debido a que los actuales misiles salen de la atmósfera y regresan a miles de kilómetros, haciendo casi imposible su intercepción.

Paralelamente, Obama pretende con el despliegue evitar que se instale la impresión de que Irán se está convirtiendo en la fuerza más poderosa de Medio Oriente. Paralelamente, intenta que Israel, por el momento, no considere viable la posibilidad de un ataque iraní a sus plantas nucleares. 

Petraeus indicó a los periodistas acreditados en el Instituto para el Estudio de la Guerra, que Qatar, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrain y Kuwait, aceptaron la instalación en sus territorios de sistemas de defensa complementarios, trasuntados en “ocho baterías de misiles Patriot, dos por país, destinados a derribar misiles de corto alcance.

A ello debe agregarse el patrullaje de cruceros Aegis en el Golfo Pérsico, las 24 horas, equipados con sistemas de radar y antimisiles avanzados, diseñados para bloquear misiles de medio alcance.

Aquí, es importante aclarar que dichos interceptores nada pueden hacer ante misiles de largo alcance de Irán, como el Shahab 3, problema que no se presentaría hasta dentro de dos años, tiempo que presumen los servicios de inteligencia norteamericanos, le llevará para instalar una ojiva nuclear sobre el misil.

De todas maneras, y con un afán preventivo, la Armada norteamericana se halla en las primeras fases de un máximo alerta en la región del Golfo y se conoció que el sitio Debka Files, que maneja información militar de primer nivel, adelantó que Estados Unidos decidió reforzar con contingentes de soldados Arabia Saudita para custodiar campos petroleros y puertos ante el posible ataque de comandos del Hezbolá, entrenados por la Guardia Revolucionaria de Irán.

 La muerte de un jefe talibán  

 A Barak Obama le fue comunicado por los agentes pakistaníes, a través de la CIA, que el máximo jefe talibán Hakimullah Mehsud, de 29 años, fue abatido en un ataque realizado el 15 de enero pasado por un avión espía “Drone”, sin tripulación, en la zona de Mamuzdi Orakzai, quien según la misma fuente, fue enterrado en la casa de sus suegros.

Orakzai había sido visto reunido con el doble agente que eliminó, en un acto suicida, en una base de la CIA, en Afganistán, episodio que en su momento esta columna informó detalladamente. Obviamente, los talibanes negaron terminantemente la muerte de su jefe.

Como si todo fuera poco, la Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, advirtió públicamente a China, el último viernes, que su oposición a las sanciones contra Irán "es imprudente".

Es que China se indignó al conocer los planes de EE.UU. de vender armas a Taiwán por US$ 6.400 millones, en los que se incluyen helicópteros Black Hawk, sistemas de distribución de información y dos barcos barreminas Osprey.

 Droga letal

 Por último, señalemos en esta columna, que ya es un secreto a voces que agentes del Mossad asesinaron, en una habitación de un hotel de Dubai, al dirigente del movimiento islamista palestino Hamas, Mamad al Mabhuh, de 50 años, a quien le fotografiaron todos lo documentos que portaba.

A Mabhuh uno de los fundadores de la Brigadas Azedin al Kasam, ala militar de Hamas, le inyectó, al parecer, una droga que le produjo un ataque cardíaco, según lo reveló el diario The Times.

El dirigente asesinado es considerado por los israelíes como el responsable de las operaciones de suministros de armas iraníes a Gaza y habría sido seguido desde el momento en que subió a un avión de los Emiratos Árabes Unidos en Damasco, la mañana del 19 de enero pasado. (Jackemate.com)

 Por Lic. Ricardo Marconi

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar