Jueves, Febrero 20, 2020
logo.jpg

El derechista multimillonario Sebastián Piñera fue electo presidente de Chile

 

El electorado del vecino Chile, después de una destacada gestión socialista de Michelle Bachelet, prefirió inclinarse por el multimillonario opositor de derecha Sebastián Piñera, quien ganó este domingo las elecciones presidenciales con un 51,87 por ciento de los votos.

 

La victoria de Piñera sobre el abanderado oficialista, Eduardo Frei (48,13%), fue recogida con aplausos por sus asesores y adherentes en la sede de su comando en la Alameda, la principal avenida del país. El triunfo de la derecha, el primero desde 1958, interrumpe 20 años de gobierno consecutivo de la coalición de centro izquierda que dirige Chile desde 1990, tras el retorno a la democracia.

El primer cómputo oficial fue hecho sobre más de la mitad de los votos emitidos en la segunda vuelta de hoy, o sea unos cuatro millones de sufragios.

Piñera, pese al apoyo popular y en especial de las mujeres, deberá gobernar con minoría en ambas Cámaras del Congreso, dominado en el Senado por el oficialismo y fragmentado en la Cámara Baja entre la derecha, el oficialismo, comunistas y regionalistas.

Poco antes, los cálculos de Radio Bío Bío y el canal 13 de TV le daban a Piñera una victoria con entre un 50,9 y un 52 por ciento, respectivamente.

El multimillonario ha planteado más incentivos a los privados para acelerar la recuperación económica, tras la recesión, y bajar el desempleo, aunque sus posturas pro empresariales podrían chocar con sindicatos y deberá gobernar con un Congreso fragmentado.

El empresario se sumaría a los presidentes de centroderecha que ya gobiernan en México, Colombia y Perú, y que han tomado distancia del izquierdista mandatario venezolano, Hugo Chávez.

Las urnas, a las que fueron convocados más de 8 millones de votantes, comenzaron a cerrar a las 16 horas de Chile.

“Esta es una elección muy competitiva, pero por lo mismo Chile una vez más demostrará su capacidad democrática y su capacidad cívica”, dijo la popular presidenta chilena, Michelle Bachelet, y agregó que felicitará a quien quiera que sea el candidato que gane.

Bachelet se convirtió en la primera mujer en gobernar Chile tras derrotar a Piñera en una segunda vuelta en el 2006.

La elección es la más difícil para la coalición de centroizquierda que recuperó la democracia en 1990, dio prosperidad económica y desarrollo social a Chile, pero que en los últimos años ha sufrido desgaste y divisiones internas.

“Esta noche vamos a tener un gran triunfo, pero lo vamos a celebrar como lo celebran los demócratas, con alegría, con esperanza, pero también con unidad”, dijo Piñera tras votar en la capital.

Frei, quien gobernó entre 1994 y 2000, viajó a votar a la ciudad de La Unión en el sur de Chile, donde es parlamentario.

“Nos han hablado mucho de los cambios. ¿Cambio hacia qué? Han hablado mucho en la campaña que ahora les tocaba a ellos. Ellos estuvieron también 17 años y los chilenos pueden comparar libremente”, dijo Frei en La Unión.

Piñera sedujo a electores desencantados con la Concertación, pese a la alta popularidad de Bachelet, quien no puede ir a una reelección inmediata.

El candidato y empresario de 60 años, que según Forbes tiene una fortuna de 1.000 millones de dólares, hizo suya la bandera del “cambio”, pero analistas ven pocas modificaciones en el plano político y económico si resulta electo.

Piñera es uno de los controladores de la aerolínea LAN -cuyas acciones ha dicho venderá antes de asumir si vence en las elecciones-, y es uno de los accionistas del popular club de fútbol Colo Colo y dueño del canal de televisión Chilevisión, entre otras inversiones.

Las encuestas previas a las elecciones seguían mostrando la histórica división en Chile entre izquierda y derecha, incluso luego de muerto el dictador Augusto Pinochet, quien falleció en el 2006 sin ser juzgado por los crímenes cometidos durante la dictadura.

Frei, de 67 años, recibió el apoyo de los dos candidatos de izquierda que no lograron pasar a la segunda vuelta, unidos por la idea de que la derecha y los colaboradores de Pinochet no lleguen nuevamente al poder.

Pero analistas han dicho que el apoyo de uno de ellos, el ex candidato progresista Marco Enríquez Ominami que obtuvo el 20,13 por ciento de los votos en la primera ronda, llegó tarde y su respaldo no habría logrado revertir el liderazgo de Piñera.

Frei prometió seguir con los planes de protección social que impulsó Bachelet para los chilenos de menores ingresos y que buscan reducir una de las brechas más amplias entre ricos y pobres en América Latina, pese a la prosperidad del país.

Analistas coinciden en que nada alterará demasiado el rumbo de una de las economías más sólidas de América Latina. “La percepción generalizada es que las cosas no van a cambiar mucho”, dijo Daniel Kerner, analista del grupo consultor Eurasia Group.

El nuevo presidente asumirá el 11 de marzo por un período de cuatro años y recibirá una economía en recuperación tras caer en recesión en el 2009, debido a la crisis global.

Desde distintos sectores de la política internacional, y ante las próximas elecciones presidenciales que habrán de celebrarse en los próximos meses en Latinoamérica, ya se piensa en cómo sufragarán los distintos electorados, especialmente en aquéllos en donde el progresismo y la centroizquierda están terminando sus mandatos. (Jackemate.com)  

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar