Martes, Marzo 31, 2020
logo.jpg

Introspecciones: 'Pilotos de la Navy confirmaron el avistamiento de tres Ovnis'

NAVY Y OVNIS

Luego de analizar concienzudamente miles de documentos reservados y en muchos casos clasificados, en abril de este año la Armada de Estados Unidos decidió y llevó adelante un protocolo para investigar casos en los que se detectaron objetos voladores no identificados

Un papel fundamental en la decisión tomada fue el de Christopher Karl Mellon, nacido el 2 de octubre de 1957, quien se desempeñó como subsecretario adjunto de Defensa de Estados Unidos para la Inteligencia, esto es el tercer puesto de inteligencia más alto en el Pentágono.

Posteriormente, Mellon asumió responsabilidades en el área de Operaciones de Seguridad e Información. El funcionario había cumplido tareas específicas como director de Personal del Comité Selecto de Inteligencia del Senado norteamericano.

El representante del gobierno estadounidense que nos ocupa, salido de la Universidad de Yale, obtuvo en su meritoria carrera el premio al Servicio Público de la Secretaría de Defensa y la Medalla de Oro de la Oficina Nacional de Reconocimiento, así como la medalla del Director de la Agencia de Inteligencia de Defensa y el Medallón de la Agencia Nacional de Imágenes y Cartografía para la Excelencia.

Es evidente que el alto especialista, al tomar el tema ovnis bajo su responsabilidad, tenía más que notables pergaminos personales y de ninguna manera podría ser considerado por nadie como un individuo fácil de convencer al momento de proponerle casos de naves extraterrenas para su investigación.

Tataranieto y nieto del banquero Thomas Mellon y William Larimer Mellon, respectivamente, recibió su licenciatura en Economía, siendo el encargado de la supervisión política y programática del aseguramiento de la información, protección e infraestructura crítica, la seguridad, la contrainteligencia y la estrategia e integración de operaciones de información.

Esos antecedentes le permitieron acceder al equipo de William Cohen, el 2 de enero de 1997, tras lo cual fue nombrado coordinador de Conceptos Avanzados e Integración de Programas, en la Subsecretaría de Defensa para la Política, donde se concentró en la temática del cifrado y en aseguramiento de información.

“Sabemos que los ovnis existen”

Mellon, en relación con las recientes revelaciones sobre investigaciones gubernamentales de ovnis, a la luz de sus antecedentes declaró: “Sabemos que existen y los pilotos de la NAVY –en servicio activo-, han reconocido que ello es así. Entonces ahora es problema es ¿por qué están aquí, de dónde vienen y cuál es la tecnología detrás de estos dispositivos que estamos observando?”

Aunque no ha tomado el estado público que la información merece, ha trascendido que el país del Norte, está en elaboración una política nacional para indagar en la problemática ovni.

A modo de referencia estadística podemos apuntar que sólo en Italia, se han investigado y archivado 70.000 casos de detección de objetos voladores no identificados.

Incluso vale hacer referencia a un episodio ocurrido en 2004 en que el piloto de un helicóptero denunció ser atacado por una nave que no pudo identificar y que consideró como un ovni, la que destrozó parcialmente las aspas del aparato que conducía, al parecer a través de un rayo electromagnético que impactó en una frecuencia específica.

El objeto o nave fue fotografiado al igual que el rotor del helicóptero atacado.

Y hacemos referencia a disparos electromagnéticos debido a que especialistas, en Italia, aseguran que los mismos produjeron incendios en Sicilia.


A todo esto, vale apuntar que se está desarrollando la formación de una asociación global para investigar casos de ovnis y en California EE.UU-, se estaría trabajando sobre la posible existencia de 37 pruebas o estudios secretos para hacer funcionar naves sin cabinas ni alas, pero con motores.

El Senado norteamericano, a través del senador Mc Cain, le ha solicitado al Pentágono información concreta sobre la existencia de ovnis y la respuesta ha sido la desclasificación, en 2018, de documento secretos sobre antigravedad y agujeros de gusano, a lo que se agregó que en 2015 hubo decenas de encuentros con ovnis, fundamentalmente en los estados de Florida y Virginia.

En el Pentágono habría en existencia un programa secreto que contaría con el presupuesto correspondiente.

¿Y los rusos en que andan?

El presidente ruso Putin habría dispuesto que la cuestión que analizamos se estudie científicamente a gran escala. Mientras tanto habría decidido un encubrimiento gubernamental por inexistencia de datos precisos.

Al parecer, hubo un programa de investigación secreto pero se cerró en el 2012. Extraoficialmente, en el Congreso estadounidense se habría tomado declaraciones a personal militar que optó por contar lo que vieron, aún a costa de ser considerados no aptos para el servicio de la Fuerza Aérea, lo que demuestra una conciencia creciente de los pilotos militares que sostendrían que el Pentágono oculta expedientes en los que se denunciaron incidentes con naves no reconocidas como de fabricación terrestre.

Ingeniería inversa

Mellon fue uno de los primeros en interesarse en la utilización de la ingeniería inversa para ingresar en la investigación de los platillos voladores.

La ingeniería inversa o retroingeniería es el proceso llevado a cabo con el objetivo de obtener información o un diseño a partir de un producto, con el fin de determinar cuáles son sus componentes y de qué manera interactúan entre sí y cuál fue el proceso de fabricación.

Mega estructura

Otras de las anomalías inquietantes que interesa a los científicos profundizar tiene que ver con la existencia de una mega estructura en la heliosfera.

New Horizons, es la primera nave espacial, en casi tres décadas, en observar lo que parece ser la evidencia de una mega estructura de hidrógeno en el borde de la heliósfera.

Dicha mega estructura había sido detectada por primera vez por la nave espacial Voyager hace casi tres décadas.

La Geophysical Research Letters indicó que New Horizons observó una luz ultravioleta que muchos físicos piensan que proviene de una “pared” de hidrógeno en el límite de nuestro sistema solar.

El sol produce constantemente partículas ionizadas que se conocen como “viento solar” que crea una burbuja alrededor del Sistema Solar que se extiende a unos 17 mil millones de kilómetros del sol y la teoría principal sobre la fuente de esa luz afirma que cuando los átomos neutros de hidrógeno interestelar se encuentran con esa burbuja (heliosfera), disminuyen su velocidad y comienzan a acumularse ene l umbral de la influencia solar.

La pared de partículas de hidrógeno interestelar debería dispersar la luz ultravioleta de una manera distinta, que es justo lo que la Voyager observó en 1992.

A partir del próximo año New Horizons comenzará a buscar evidencia ultravioleta de la pared de hidrógeno dos veces al año durante dos décadas a partir de 2020. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar