Sábado, Febrero 22, 2020
logo.jpg

Introspecciones: La vida comercial entre Argentina, China y EEUU

ARGNTINA-CHINA

La situación de las redes comerciales, financieras y productivas en China afectan a la Argentina y los especialistas estiman que nuestro país tiene cuatro opciones para enfrentar la cuestión

Opción 1: Apoyarse en EE.UU/ Opción 2: Apoyarse en China/ Opción 3: Adoptar un equilibrio entre las dos potencias y Opción 4: Oponerse a las 2 potencias.

  • El apoyo a Estados Unidos trae consigo a Taiwán y Japón, así como a naciones aliadas al país del Norte.
  • El apoyo a China incluye a Irán, Venezuela y adláteres de China
  • La tercera posibilidad busca evitar enemistades con cualquier potencia.
  • La cuarta alternativa, hoy por hoy, es inaplicable en el contexto internacional globalizado.

    El presidente de los argentinos apostó por China y EE.UU como contactos relevantes para concretar exportaciones e inversiones. Recordemos que los chinos otorgaron un Swap de monedas y el país restante hizo efectivas inversiones en Vaca Muerta.

    Tres momentos

    Mauricio Macri se apoyó en tres momentos respecto de las relaciones de nuestro país, en los primeros tres años de su gestión: A) Alternancia política hasta la normalización de vínculos con China. B) Desde esa normalización hasta el comienzo del conflicto China-EE.UU y C) Desde esa crisis en adelante.

    En un momento dado el presidente argentino decidió disminuir el rol del capital chino en Argentina y abrazarse a la relación con el Fondo Monetario Internacional con el auspicio del presidente norteamericano Donald Trump.

    Puntos de tensión

    Dichos puntos se generaron en la triangulación entre Argentina, China y Estados Unidos. Esto es:
  • La instalación de la Estación del Espacio Profundo en Neuquén –tema que hemos desarrollado como anticipo en estas columnas de política internacional-, que afectan intereses yanquis en esa provincia argentina, por lo que el Pentágono habría pedido       limitar la influencia económica de China en Argentina.
  • La crisis de China con Taiwán       parece afectar a nuestro país.
  • Argentina, demás, solicitó a la diplomacia de China que durante la revisión periódica universal del Consejo de los Derechos Humanos, elimine la pena de muerte en el país asiático.
  • Asimismo, el gobierno chino habría recibido la petición de proporcionar un ambiente seguro para trabajadores de los derechos humanos y periodistas.
  • A ello se suma la adopción de medidas de protección efectiva contra la discriminación por la orientación sexual.
  • Macri habría pedido garantizar ante dicho Consejo de la Organización de las Naciones Unidas que se ejerza el pleno ejercicio de los DD.HH.
  • No son pocos en las huestes opositoras al partido gobernante en nuestro país que reclaman por la deuda pendiente que significa el desarrollo de las exportaciones a China.

Empresas argentinas están reemplazando-según especialistas en comercio exterior-, a las exportaciones asiáticas, a pesar que Argentina tiene sobradas quejas sobre las posibilidades que tiene la embajada y consulados de nuestro país en China, debido a las dificultades que presenta el gobierno del país asiático como consecuencia de la prohibición de redes sociales occidentales.

Las relaciones económicas de Latinoamérica- China

Ese tipo de relaciones, desde setiembre del 2019 se encuentran en el marco ce un régimen provisorio, aunque sí han mejorado en el terreno cultural.

Las explicaciones a este contexto tendrían que ver con el desarrollo económico latinoamericano y estratégico, a lo que se sumaría la necesidad latinoamericana de expandir mercados para una población de 625 millones de habitantes (2016) y una economía de 5.6 billones de dólares (2016).

Como contrapartida los chinos enfrentan una situación de difícil abastecimiento de recursos naturales, en razón de su enorme población y crecimiento económico.

Por lo enunciado, China necesita comprar materias primas, realizar inversiones para la producción de recursos naturales y de infraestructura, exportar manufacturas, propiciar estabilidad regional, fomentar la multipolaridad para restar fuerza al poder estadounidense y eliminar a Taiwán como rival económico.

Desde lo político tiene la necesidad de frenar la ofensiva estadounidense contra el terrorismo que ha implicado el estrechamiento de las relaciones diplomáticas-militares con países ubicados en la periferia china.

En el tema que analizamos, vale señalar la creciente relación México-China que implica la recepción de productos chinos en territorio mejicano, mientras que Brasil exporta a China 2/3 partes de su producción total de soja y mineral de hierro, así como el 10% de su petróleo.

Argentina, en este sentido, exporta el 80% de soja y Chile el 80% de cobre. Para que el lector tenga una idea de la inversión de China en Latinoamérica, vale apuntar que en 2008 sumó 143.000 millones de dólares y en 2017, la cifra alcanzó a 250.000 millones de la misma moneda.

China representa el 2º mercado externo de Argentina por exportaciones. Otros países como Costa Rica, Cuba y Perú, también aportan lo suyo, aunque, es obvio, con menor envergadura. Argentina pasó de ser el 29º destino de las inversiones chinas al 3º lugar, incluso con el agregado de destino turístico para los chinos, fundamentalmente el territorio sur de Argentina.

Inversiones energéticas

En el sector energético los chinos tampoco se detienen en su afán de habilitar mercados latinoamericanos. En mayo de 2010 Brasil y China suscribieron un crédito a 10 años. Petrobras suministra petróleo a China a cambio de un préstamo de 10.000 millones de dólares del Banco de Desarrollo de China.

Venezuela había firmado un acuerdo similar por 20.000 millones contra 200.000 barriles de petróleo diarios con destino al territorio chino. Es más, los asiáticos compraron activos españoles en Ecuador y Brasil.

Nos dicen que en Venezuela (2016) se recibió una inversión china para erigir una fábrica de elementos de telecomunicaciones y en el 2030 está previsto que los chinos deberán importar 13 millones de barriles de petróleo para abastecerse.

El debate que se avecina

Es más que evidente que el debate que se avecina es el de la hegemonía china sobre Estados Unidos en Latinoamérica y el gobierno mejicano está sufriendo ya la competencia de la gente china en el norte, a nivel de la frontera con EE.UU. A tal punto que el gobierno de México ya está dando cuenta de un déficit comercial creciente.

Brasil está viendo a los chinos como competidores y como aliados porque les vende productos naturales y nuevas energías, a la vez que colaboran en el desarrollo de aviones comerciales y en tecnología satelital. Chile aporta comercialmente de manera estable y ello permite a China crecer con equilibrio.

Ello permitió a los asiáticos desplazar a la Unión Europea como 2º socio comercial y para 2025 se pronostica que superará a Norteamérica. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla "> Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar