Viernes, Noviembre 15, 2019
logo.jpg

El comercio del petróleo y su rol protagónico en el mundo

MARCONI - PETROLEO 3

En la presente columna, el objetivo es continuar el debate mundial acerca de los cambios en el precio del petróleo y las consecuencias económicas y geopolíticas, y para ello, a modo de introito, damos a conocer un informe de la agencia de noticias Stratford, del miércoles pasado, que brindaba un panorama interesante sobre la oferta y la demanda de crudo, a la vez que muestra el rol de los países alrededor del oro negro que mueve al mundo

“Desde mediados de junio, el precio del barril de Brent ha caído en casi un 25 por ciento pasando de un máximo de $ 115 a alrededor de 87 dólares el barril y los factores estructurales están causando preocupación entre los productores mundiales porque es probable que los precios del petróleo se mantengan cerca de los niveles actuales hasta, al menos, finales de 2015”, señalaba la agencia.

“Stratford cree que el suministro de petróleo se mantendrá alto, en tanto el incremento de la producción de energía continúe creciendo en Norteamérica y los países de la OPEP sigan siendo reacios o incapaces de reducir la producción de manera significativa.

Por otra parte, en el corto plazo, la desaceleración de la economía china y la economía europea, estancada, limitarán el potencial de crecimiento de la demanda de petróleo. Estos factores podrían hacer más difícil que los precios mundiales del petróleo se recuperen a los niveles anteriores”, preveía la agencia.

Los principales productores de petróleo crecieron, acostumbrados a los altos precios, a menudo utilizándolos para sustentar sus presupuestos nacionales. Bajos precios del petróleo sostenidos provocaron que estos productores de petróleo tuvieran que repensar sus gastos.

Estaba claro, por ese entonces, que los únicos miembros de la OPEP con flexibilidad suficiente para reducir la producción de petróleo de manera voluntaria eran y son los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Arabia Saudita.

Ninguno de los otros miembros está en una posición financiera como para reducir la producción de petróleo. Libia, Argelia, Irak, Irán y Nigeria necesitan permanentemente máxima producción de petróleo y precios altos para financiar sus presupuestos y programas de gasto social.

Venezuela es, actualmente, un caso que no puede ser considerado, ya que su situación geopolítica es crítica, mientras que Irán, al momento de generarse este comentario está transitando un período crítico por su inmensas dificultades económicas y fuentes de inteligencia del gobierno norteamericano habrían informado al presidente Donald Trump que estaría aportando económicamente a la resistencia yemení para que genere actos terroristas en Arabia Saudita donde este último país posee sus plantas de procesamiento de crudo.

Los especialistas internacionales afirmaron que el consumo de petróleo en Estados Unidos estuvo, estructuralmente, en declive desde mediados de los 2000.

El mercado del petróleo europeo, presentó los mismos patrones, pero en Europa la declinación estructural estuvo ocurriendo en medio de la desaceleración del crecimiento económico y la amenaza de la recesión.

En China

La demanda china de petróleo permanece relativamente fuerte en ausencia de un colapso económico, pero los aumentos en la demanda de China es probable que sean más moderados que el habitual estimado de 400.000 bpd por año.

Stratford, en su informe concluyó, afirmando que “los ojos de los mercados petroleros miran hacia las reuniones semestrales de la OPEP en la búsqueda de cambios. Si no hay ninguno, el precio bajo del petróleo seguirá teniendo consecuencias geopolíticas significativas para los países consumidores y productores por igual.

Crimea: El botín energético ruso

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) fue creada entre el 10 y 14 de septiembre 1960 en Bagdad, Irak.PETROLEO - RESERVAS

La constitución de la OPEP se realizó con el objetivo de coordinar las políticas de producción de petróleo y estabilizar el mercado internacional de hidrocarburos, permitir a los países productores una tasa razonable de retorno de las inversiones y asegurar el suministro continuo y estable de crudo para los países consumidores.

A mediados del siglo XX, los precios y volúmenes de producción eran controlados por siete grandes empresas internacionales conocidas como las “Siete Hermanas” (Standard Oil de Nueva York, Royal Dutch Shell, Compañía Petrolera Anglo-Iraní, Standard Oil de Nueva Jersey, Corporación Gulf Oil, Standard Oil de California, y Texaco).

La denominación “Siete hermanas” fue acuñada por el italiano Enrico Mattei, para caracterizar la cartelización de estas empresas en detrimento de otras emergentes de la industria.

Entre febrero de 1959 y agosto de 1960, las Siete Hermanas presentaron reducciones unilaterales de los precios, fijados para los crudos del Medio Oriente.

Esto impulsó el 9 de septiembre de 1960 la iniciativa de los ministros de Venezuela y Arabia Saudita, Juan Pablo Pérez Alfonso y el jeque Abdullah Al Tariki, respectivamente, a crear el denominado “Compacto Petrolero”: la OPEP, y así defender los intereses de los países productores.

Otra de las razones fue la decisión de las Siete Hermanas de actuar conjuntamente en el marco de un convenio de operación firmado en el Castillo de Achnacarry, Escocia, en 1928.

El mismo estaba orientado a controlar las áreas de producción fuera de los Estados Unidos, así como las operaciones de refinación; las patentes, conocimientos (Know-how) y tecnologías que se refiriesen a la refinación, dividir los mercados mundiales, fijar los precios mundiales, controlar los oleoductos y las facilidades de transporte a escala mundial, de acuerdo a sus intereses políticos y militares.

El acuerdo de Achanacarry

A pesar de su hegemonía, el acuerdo de Achnacarry comenzó a perder vigencia luego de la entrada de otras empresas en el negocio petrolero internacional, por la penetración del crudo ruso en el mercado europeo y por la aparición de las empresas petroleras independientes, que también ofrecían crudo a precios inferiores a los fijados por las Siete Hermanas.

La OPEP contó en 1960 con cinco miembros fundadores: Arabia Saudita, Irak, Irán, Kuwait, y Venezuela. A estos países se le unieron Qatar (1961), Indonesia (1962), Libia (1962), Emiratos Árabes Unidos (1967), Argelia (1969), Nigeria (1971), Ecuador (1973), Gabón (1975 y Angola (2007).

La OPEP se registró ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) el 6 de noviembre de 1962. Fue oficialmente reconocida por dicho organismo internacional como organización internacional por el Consejo Económico y Social el 30 de junio de 1965 en su resolución No.6363.

En tanto, Indonesia y Gabón -en 1995 y en 2009, respectivamente-, abandonaron la organización por disminución de sus volúmenes de exportación. Sin embargo, Indonesia reactivó su membresía en enero de este 2016, y Gabón lo hizo en julio de ese mismo año.

La OPEP tiene como objetivos principales: coordinar las políticas de producción de petróleo, estabilizar el mercado internacional de los hidrocarburos, conducir a los países productores de petróleo a obtener una tasa razonable de retorno de las inversiones y asegurar el suministro continuo y estable de crudo para los países consumidores.

La OPEP produce el 34 por ciento del crudo. Además, posee cerca del 86 por ciento de las reservas probadas de petróleo en el mundo.

Venezuela posee el 24,8% de petróleo a nivel mundial y, según los especialistas están disponibles para los próximos 300 años.

La producción mundial de la OPEP

La organización de Países Exportadores de Petróleo está conformada por 14 países, y produce el 40% del crudo mundial, así como el 14% del gas natural, así como el 81% de las reservas mundiales, equivalentes a 1.213.43 millones de barriles.

En septiembre del 2000 se celebró en Caracas, capital de Venezuela, la II Cumbre de Jefes de Estado de los países miembros de la OPEP (25 años después de la realizada en Argel), en la que se acordó el diseño, propuesta y aplicación del sistema de bandas de precios, y de una política de largo plazo, lineamiento que incluyó no sólo el factor económico y de precios, sino también los temas ambientales y sociales.

Fue así como la OPEP dio respuesta a los diferentes esquemas y políticas de control de mercado impuestos por las transnacionales hasta 1973 y la guerra de precios que se produjo luego de la renuncia de Arabia Saudí de la estructura de precios de la OPEP en 1985.

La OPEP había mantenido un precio promedio de 100 dólares por barril desde el 2009. Sin embargo, los precios internacionales del petróleo descendieron hasta situarse en 25,13 dólares por barril para finales de julio de 2016.

Fracking

La disminución de los precios del petróleo entienden que está relacionada con la técnica de fracturamiento hidráulico –fracking-, que es un método de extracción del gas natural y petróleo que implica la perforación horizontal para romper la capa de roca de esquisto profundo, con la finalidad de liberar gas natural, empleado mayormente por Estados Unidos, que hace caso omiso a los daños ambientales -contaminación del agua y generación de terremotos-.

Otro factor de la caída de los precios es la intención de Arabia Saudita, mayor productor mundial y casi un tercio de la OPEP, de sustraer clientela a muchos de sus socios del bloque, sobre todo en Asia, aprovechando sus bajos costos de producción.

En síntesis, la baja en los precios del petróleo se debe a diversos factores como: sobre oferta de crudo; explotación del petróleo de lulitas por parte de EE.UU, que en los tres últimos años ha sumado varios millones de barriles al mercado; la relación reservas/producción que antes era de un máximo de 30 años, ha llegado a una expectativa de 54 años o más; exceso de crudo que hace que países desplazados por Estados Unidos hayan elevado sus bombeos y compitan por los mismos mercados.

 El informe OPEP  2016

De acuerdo con el último informe emitido por la OPEP en julio de 2016, la demanda de petróleo de la OPEP de 2015 a 2016 subió de 32,1 millones de barriles diarios a 32.5 en el primer trimestre de 2016 y luego a 32.8 en el segundo trimestre del año. 

El aumento de la producción de petróleo crudo provino de Irak, Arabia Saudita, Emiratos Árabe e Irán. La mayor caída de su producción la registraron Nigeria, Libia y Venezuela.

Bandas de producción

La OPEP se reunió en Viena, Austria, para buscar un posible equilibrio entre la oferta y la demanda del crudo.

En dicha jornada Venezuela reiteró la necesidad de congelar la producción de petróleo para lograr un repunte en los precios internacionales, los cuales descendieron en más de un 75 por ciento desde la racha en que se pudo mantener por 5 años a 100 dólares el barril, al ubicarse en 25,13 dólares el barril. No hubo consenso en la reunión y el techo de la producción se mantuvo en 30 millones de barriles diarios. (Jackemate.com)

 

 

(*) Licenciado en Periodismo – Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar