Lunes, Septiembre 23, 2019
logo.jpg

Medio Oriente: 'El retorno del miedo y de todas las pesadillas'

La tarde cae ominosa sobre Teherán, la capital iraní y el viceministro del Exterior Abbas Araghchi, asomado a un gran ventanal, mastica mentalmente sus dudas sobre el devenir  del acuerdo del programa nuclear para el orbe, relacionado con los misiles de alcance intermedio

En  tanto, ell canciller Mohamad Javad Zarif todavía recuerda el tenso momento que vivió cuando el gobierno ruso, a través de sus representantes, encargados de las relaciones internacionales, lo instaron a  no dar “un paso más”  fuera del acuerdo nuclear ya establecido.

A su vez, Yosika Amano, director de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), notificaba las novedades al Consejo de Gobernadores sobre las tensiones que se estaban viviendo en torno a la decisión de Irán de renunciar al tratado.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, enervado, pidió sanciones a los países europeos signatarios del acuerdo. Sabe mejor que nadie que dos o tres misiles caen por día en Tel Aviv y cuatro en idéntico lapso en otras ciudades, a pesar que sus generales destruyeron  cerca del 50% de la red terrorista de túneles de Hamas, concentrada en el núcleo de la población civil, junto con sus lanzaderas de misiles e, incluso, en el interior de  las mezquitas, según le transmitieron sus espías. 

Es que Estados Unidos tiene previsto hacer pruebas de una nueva tecnología de misiles, ya que un tratado firmado con Rusia expiró.

Donald Trump, el año pasado, había decidido el retiro de su país del Tratado de Fuerzas Nucleares de alcance intermedio (INF) de 1987. La retirada es oficial, según declaraciones del secretario de Estado estadounidense, Michael Pompeo.

Ni lerdo ni perezoso,  Pompeo le endilgó la culpa de la decisión citada  “al largo historial de incumplimientos de Rusia”, por lo que considera a Rusia como “único responsable del fin del tratado”.

El funcionario de Trump indicó que “la violación rusa  del Tratado INF plantea “riesgos significativos  para la seguridad de los Estados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte que responderá de manera mesurada y responsable”.

El FBI dejó trascender que “Rusia trata de interferir en las próximas elecciones  de Estados Unidos” y en respuesta el presidente ruso, Vladimir Putin, rechazó de inmediato la acusación , tras lo cual retiró a su país del tratado el mes pasado.

A todo esto, funcionarios  estadounidenses afirmaron que el Kremlin ya desplegó armamento en Rusia Occidental capaces de atacar objetivos  en Europa  Occidental, dejando de lado el Tratado. Los norteamericanos pondrán a prueba un arma convencional, no nuclear. (Jackemate.com)

 

(*) Licenciado en Periodismo – Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla