Lunes, Noviembre 20, 2017
logo.jpg

Objetivo a lograr: Desnuclearizar a Corea del Norte

El Día de la Liberación Nacional y el  inicio de las maniobras militares acordadas entre Estados Unidos y Corea del Sur para el 21 de agosto próximo, coinciden  con la semana en que se cumple el plazo  decidido por el presidente de Corea del Norte  Kim Jong –un para concretar el prometido lanzamiento de misiles contra la isla de Guam, donde tienen asiento dos bases militares estadounidenses

Mañana martes 15 de agosto es la fecha de inicio de las celebraciones por el Día de la Liberación Nacional por el cual las dos Coreas recuerdan la victoria de los aliados en 1945 sobre el Imperio del Japón y la libertad de la península, que estaba bajo dominio nipón desde 1910.

En el norte, los festejos de mañana incluyen  grandes desfiles militares, pruebas de gimnasia en el estadio de Pyongyang y marchas masivas y coordinadas en la capital. 

Pyongyang rechazó una oferta de coordinarlos con Corea del Sur debido a la situación de tensión, la que se magnificó a partir de la masiva demostración  militar  de Corea del Norte.

Es de esperar  que decenas de miles de efectivos de Estados Unidos  y Corea del Sur participen de las maniobras militares previstas durante 10 días, a pesar del pedido de Corea del Norte para que esos ejercicios cesen  como condición para iniciar el diálogo, debido a que son considerados como un entrenamiento para invadir.

Previsiones mortales

El régimen norcoreano tiene previsto lanzar sobre la isla de Guam misiles Hwasong-12 que tras su disparo cruzan las prefecturas japonesas de Shimane, Hiroshima y Koichi recorriendo 3.356,7 kilómetros durante 1.065 segundos, antes de caer, a mediados de agosto, en aguas, a 30 kilómetros de Guam, según un comunicado de la agencia estatal KCNA de Norcorea.

El director de la Asociación de Control de Armas de Estados Unidos, Daryl Kimball, afirmó  que ese país “posee 1.750 ojivas nucleares para colocar en misiles y en bases europeas hay 180 armas nucleares tácticas”.

Precisamente, en función de las amenazas norcoreanas EE.UU tiene en estudio el lanzamiento de un bombardeo preventivo, aunque retarda su decisión  por no quedar ante el mundo como un “país beligerante”.

Kim Rank-Giom, es el responsable del programa nuclear norcoreano y ha trascendido que tiene planeado un ataque envolvente contra la isla de Guam con misiles Hw Song-12, de rango medio.

Si se produjera el ataque, Trump se vería  en la obligación de interceptar los misiles de Corea del Norte y, lo que es más grave, replicar la agresión militar, con resultados imprevisibles.

Vale apuntar que Corea del Norte ya hizo un lanzamiento exitoso el 12 de mayo pasado, frente a la costa noroeste de Guam, a modo de prueba piloto, mientras que los norteamericanos ya probaron los ATACMS, armas móviles, montadas  sobre orugas M 270.

Las pruebas se efectuaron luego de que Corea del Norte probó un ICBM con capacidad de alcanzar suelo norteamericano.

Como si todo lo dicho fuera poco, Corea del Sur se sumó a la escalada bélica de pruebas misilísticas con un destructor de búnkers: el Hyunmoo-2, que es un misil balístico con alcance de 300 kilómetros y con disponibilidad de portar una carga explosiva de 500 kilos.

Está diseñado para misiones tácticas, a diferencia de los ICBM, pensados para atacar ciudades.

El comandante estadounidense en la península coreana Tomas Vandal, ya dejó claro que la alianza entre Estados Unidos y Corea del Sur está blindada y está lista para pelear apenas se disponga la orden.

Washington probó un ICBM y un Minúteman III, que tiene un alcance de 13.000 kilómetros con capacidad de portar una ojiva nuclear, por lo que llegado a este punto de amenazas y sus consiguientes respuestas verbales el presidente Trump decidió reunirse  con su vicepresidente Mike Pence, el asesor de Seguridad Nacional Mc Master y el jefe de gabinete de la Casa blanca John Kelly,  siendo comunicados vía diplomática  de la decisión Corea del Sur y Japón, que se pusieron de lado de EE.UU para reaccionar de inmediato si se produce una agresión militar concreta de Corea del Norte.

También la gobernación de Guam ya tomó sus previsiones  y Edie Baza Calvo, admitió estar preparado por si se produce el ataque norcoreano, a la vez que explicitó que ya la isla cuenta con un escudo antimisiles THAAD, capaz de destruir misiles de corto y mediano alcance en su fase final de vuelo.

Por otra parte, cabe puntualizar que la isla posee en su seno una base con bombarderos de largo alcance que decolarán ante la primera fase de una agresión concreta de Corea del Norte.

Para que se tenga una idea mínima del poder de muerte que poseen las armas de las que damos cuenta, destaquemos que en agosto de 1945, la bomba que cayó en Hiroshima  produjo 166 mil muertes y la de Nagasaki 80.000, esto sin contar con los cuerpos sin vida resultantes de las secuelas, debiéndose agregar los daños al medio ambiente por la destrucción de la capa de ozono, las cenizas y el polvo derivados de la explosión que generan efectos climáticos a escala global, Argentina incluida, para que quede claro.

Efectos geopolíticos

Sin duda los efectos geopolíticos serán de envergadura, teniendo en cuenta que China se sumaría a favor de Norcorea, debido a que ya existe un Tratado de Asistencia Recíproca  de por medio desde julio de 1961 que seguirá vigente hasta 2021.

El acuerdo implica protección mutua ante un ataque exterior, con asistencia militar  incluida, aunque es necesario destacar que este instrumento bilateral no es de cumplimiento obligatorio.

Rusia y China apoyan la moratoria que implica  un cese de actividades nucleares y balísticas norcoreanas  y la instalación de antimisiles TAAD en Corea del Sur, donde ya hay dos baterías en funcionamiento destinadas a controlar Norcorea y el sur chino.

Es vital advertir que es más que urgente  frenar la escalada militar y establecer inmediatamente negociaciones de alta diplomacia entre Estados Unidos, Rusia, China, Japón y las dos Coreas. El objetivo a lograr es la desnuclearización de la península.

También es necesario hacer notar que todo esto se inició a partir de que el gobierno de Corea del Norte efectuó lanzamientos de misiles intercontinentales  el 4  y 28 de julio pasados, los que  podrían alcanzar territorios de Alaska y Estados Unidos, respectivamente.

En razón estos lanzamientos Estados Unidos  hizo lo imposible para que Corea del Norte se vea impelida de efectivizar exportaciones  por 1.000 millones de  dólares, que representan un tercio del ingreso de divisas.

El proyecto, en estado de borrador, me dicen, prohíbe a Corea del Norte enviar trabajadores al extranjero y nuevas asociaciones  con firmas extranjeras e inversiones con las ya existentes.  (Jackemate.com)

 

 

(*) Licenciado en periodismo

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar