Viernes, Mayo 26, 2017
logo.jpg

Profesionales del Inta investigan origen y edad del histórico Pino del Convento de San Lorenzo

Personal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) extrajo del histórico Pino del Convento de San Lorenzo dos muestras del tronco, desde la corteza hasta la médula, que serán analizadas por profesionales de la Universidad Nacional de Rosario, Universidad de Cuyo y de Santiago del Estero, a los efectos de develar la incógnita histórica acerca del origen del ejemplar

Por encargo del Gobierno de la Municipalidad de San Lorenzo, el Inta y la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR comenzaron a realizar un estudio dendocronológico sobre el Pino Histórico, que permitirá determinar su edad.

Las tareas efectuadas hoy consistieron en la extracción de dos muestras del tronco del ejemplar histórico desde la corteza hasta la médula, mediante el uso de un instrumento llamado barreno.

Luego de ser lijado, el material será analizado en dos etapas: visual con la ayuda de lupas y mediante una observación con un programa informático.

Las imágenes obtenidas de este último procedimiento serán enviadas a profesionales de las universidades de Rosario, Cuyo y Santiago del Estero, quienes las examinarán y precisarán la edad del Pino, con un margen de error aproximado de 5 años.

La investigación permitirá develar la incógnita histórica acerca del origen del ejemplar, que podría haber sido plantado a partir de la llegada de la comunidad franciscana en 1796 o aun antes, en la época de la orden Jesuítica.

“Los árboles crecen como si fuesen vasos que van apilándose, con un anillo de verano más amplio y uno de invierno, más pequeño. Lo que vamos a hacer con este estudio no destructivo, es contar los anillos para determinar cuántos años tiene el Pino”, explicó el ingeniero forestal del Inta, Francisco Cardozo, a cargo de las tareas junto al director del Complejo Museológico, Aníbal Fernández.

A pesar de que el proyecto se trazó a mediados del año pasado, la extracción pudo efectuarse recién ahora, ya que el instrumento necesario para su realización no se consigue en el mercado local y debió ser traído desde Suecia.

En los últimos meses se llevaron a cabo sobre el árbol tareas de conservación artificial mediante la aplicación de barniz de alta resistencia, que impide la penetración del agua y de agentes patógenos.

Un poco de historia

El histórico Pino de San Lorenzo fue sombra para el entonces teniente coronel José Francisco de San Martín, jefe del Cuerpo de Granaderos de a Caballo, quien fuera creado por nuestro Padre de la Patria. Allí redactó el parte de guerra del épico combate y único en tierras argentinas, ocurrido un 3 de febrero de 1813, contra los efectivos de una expedición realista que llegó a ese sitio navegando río arriba el Paraná.

El inexorable paso del tiempo y los sucesivos embates de la naturaleza le han provocado severos deterioros a la histórica conífera, que se calcula tendría más de 220 años. El 30 de enero de 1946 el Poder Ejecutivo Nacional lo declaró Árbol Histórico.

Si bien no hay una fecha precisa, el pino (pinus pinea) o pino piñonero, habría sido plantado por la orden religiosa de los franciscanos en 1790.

A lo largo de sus más de 220 años el árbol soportó todo tipo de contingencias vinculadas con la acción de la naturaleza, pero puntualmente los temporales de viento y lluvias, con caída de granizo y piedras de los últimos años son los que minaron su añosa estructura.

La fuerte tormenta del 23 de octubre de 2016, que azotó la cercana ciudad de San Lorenzo -con caída de abundante piedra-, despojó gran parte de su masa verde, y además afectó la circulación de su savia. (Jackemate.com)