Miércoles, Julio 26, 2017
logo.jpg

Por tragedia en ruta 33, reclaman restitución de trenes interurbanos para Rosario y la región

Nuevamente las noticias nos depararon en el día de ayer una muestra de la inseguridad y la precariedad de las condiciones en que se desenvuelve el Transporte Público, cuando dos buses de la empresa “Monticas” colisionaron frontalmente entre las cercanas localidades de Pérez y Zavalla, dejando un luctuoso saldo de más de una decena de fallecidos y mayor cantidad de lesionados de diversa gravedad

Sin abrir juicio de valor acerca de las causas que motivaron esta tragedia - sobre la que deberá indagarse en torno a responsabilidades de empresarios y de funcionarios encargados de controlar, resulta inevitable realizar una reflexión considerando que a pocos metros de donde se produjo este suceso hay una doble vía ferroviaria que vincula a las ciudades de Rosario y Casilda, y que con otras ramificaciones tiene cobertura sobre buena parte del Sur de nuestra provincia y la vecina Córdoba.

Esta doble vía en la actualidad es muy escasamente utilizada -no más de uno o dos trenes de carga por día-, teniendo un enorme potencial para el desarrollo de servicios metropolitanos y regionales para pasajeros.

Lamentablemente ya tuvimos tales servicios en el pasado y fueron arbitrariamente suprimidos por la dictadura cívico militar iniciada en 1976, cuyo plan económico consideraba a los servicios ferroviarios para pasajeros como un componente innecesario dentro de una estructura de transporte que debía priorizar el traslado de productos primarios.

Como consecuencia de esta decisión, el movimiento de pasajeros quedó en manos de empresas particulares que ya no contarían con el aliciente de la alternativa ferroviaria para mejorar sus prestaciones al público.

Con el regreso de la democracia se alentaron esperanzas de que podría intentarse un restablecimiento de estos servicios, pero no hubo resultados concretos y el transporte ferroviario fue desmantelado en los primeros años de la década de 1990, mediante el concesionamiento de líneas y ramales a empresas privadas que priorizaron el transporte de cargas, sin siquiera exigírseles la prestación de un servicio mínimo para pasajeros.

En el ámbito de Santa Fe, ya hace cinco años (enero de 2012) se sancionó la Ley Nº 13.242 que creó la Empresa Mixta de Ferrocarriles con el fin de prestar servicios de transporte ferroviario dentro de la provincia.

Tiempo después se creó la Unidad Especial de Gestión Ferroviaria que debía realizar los estudios y proyectos para que desde el Gobierno Provincial se llevasen adelante las experiencias piloto e instrumentación de los primeros servicios. Sin embargo, no se ha avanzado al respecto hasta el momento.

Tampoco ha habido un acompañamiento desde la Municipalidad de Rosario en la materia, que durante los años 2014-2016 llevó adelante una licitación para la construcción de cocheras subterráneas, incluyendo una en la zona de la Estación Rosario Central, terminal histórica y aún destino natural de cualquier servicio ferroviario metropolitano que busque poner a los usuarios en la inmediatez del micro y macrocentro de la ciudad.

Aunque la licitación de marras quedó desierta por falta de interesados, ello no significa que pueda reiterarse el intento,  poniendo en riesgo la llegada de los trenes a tan estratégico sitio.

En síntesis: miles de pasajeros que se trasladan entre Rosario y las localidades de la región, son rehenes de empresas de transporte automotor, monopólicas u oligopólicas, que prestan un pésimo servicio, porque no tienen otra opción. ¿No será hora de avanzar en serio con la recuperación de los trenes metropolitanos?

Desde este Observatorio reiteramos la necesidad de encarar un proyecto serio y sustentable de Transporte Público tanto urbano como metropolitano y regional, que involucre al ferrocarril y otras tecnologías que permitan mejorar la calidad de viaje, reducción de los tiempos de traslado y mayor seguridad. (Jackemate.com)

 

(*) Concejal de Rosario – Movimiento Evita