Miércoles, Enero 22, 2020
logo.jpg

Introspecciones: La muerte espera al acecho a norteamericanos en Yemén

 

Las esperanzas de paz mundial de los norteamericanos, fundamentalmente de familiares de los componentes de las fuerzas armadas, respecto del presidente Barack Obama se esfuman a cada hora y con cada decisión beligerante del mismo.

Es que el elegido titular de la Casa Blanca, tal cual lo adelantamos oportunamente en nuestras ‘Introspecciones’, abrió un nuevo frente de guerra, en este caso en Yemen.

Yemen o Yaman, vale acotarlo, es una palabra de antiguas connotaciones. En árabe significa “mano derecha”. Es la parte de Arabia al sur del golfo de Aqaba que, desde el punto de vista de los geógrafos greco-egipcios como Ptolomeo quedaba a la “derecha” de Alejandría.

Yaman, o Yemen, como quiera el lector, con un cuarto de la superficie de la Arabia Saudita, pero con una población casi idéntica, ha sido desde la edad clásica el núcleo demográfico de la Península Arábiga y génesis de la familia de Osama Bin Laden, a la que las rutas de las caravanas le proporcionaron los contactos necesarios con la Meca y otros lugares de la mencionada Arabia Saudita.

El propio Osama Bin Laden, con el tiempo tuvo en cuenta, para decidir que en su país de origen se encontraba el territorio ideal, dividido de Somalia por el Golfo de Adén y de Eritrea por el Mar Rojo, para comenzar a formar los grupos base de su red Al Qaeda, en el límite con Omán, al este y Arabia Saudita, al norte.

 Muertes no previstas

 El Pentágono, a través de la CIA, según lo señalan voceros de este último organismo -golpeado en las últimas horas por un ataque de un comando suicida que demandó la vida de siete agentes de inteligencia no suficientemente entrenados y de un jefe de los mismos, llegado al lugar para interrogar al informante- ha instalado con la anuencia del gobierno yemení, un centro desde donde en los próximos días se comenzarán a dirigir el destino de misiles dirigidos a campamentos rebeldes.

Los medios de comunicación internacionales que difundieron el ataque apuntado del suicida, no dicen que en realidad los espías norteamericanos muertos, no eran en realidad agentes entrenados por la CIA en Langley, Estados Unidos, sino que fueron meros componentes de una empresa contratista privada de ex militares que hacen el trabajo sucio en el exterior cada vez que se prepara una mini invasión de un territorio.

El mecanismo empleado para estos casos, en una futura columna, será minuciosamente explicado.

Si hubieran sido agentes entrenados por la CIA en la casa central, seguramente no hubieran sido engañados. Están sobre-entrenados para evitar este tipo de ataques. Una fuente de quien esto escribe no dio mucha importancia al ataque suicida y lo resumió en una frase: “Yemen puede llegar a ser una pesadilla, pero es el paraíso en compasión con Colombia”.

Aprovecha este articulista para sugerir que el lector se acerque a las ‘Introspecciones’ editadas por Jackemate.com sobre Colombia, que confirman los dichos expuestos en este material periodístico.

Yemeníes en Guantánamo

Para apreciar en su justa medida el futuro que le espera a los soldados norteamericanos en Yemen, vale apuntar que casi la mitad –al menos 200- de los presos de Guantánamo son yemeníes. Es más ABC News reveló que tras el atentado del terrorista nigeriano, -al que ya nos referimos minuciosamente en otro comentario- se descubrió que la planificación estuvo a cargo de presos de Guantánamo liberados en noviembre de 2007 y entregados a Arabia Saudita.

Para colmo, hace menos de una semana que Estados Unidos repatrió a Yemen a otros seis detenidos de dicha prisión y horas antes del atentado antes explicitado contra agentes contratados por la CIA, 34 presuntos terroristas nacidos en Yemen habrían recibido el visto bueno para su liberación, como objetivo previo al cierre de la cárcel norteamericana con sede en la isla de Cuba.

Imaginamos a un Obama pensando dos veces la confirmación de la medida, ya que el Comité de Inteligencia del Congreso norteamericano entiende que no es responsable devolver a Yemen a los detenidos y se está pensando en derivarlos a una prisión estadounidense, ya que trascendió de agencias de noticias internacionales que se estaría, en el mayor de los sigilos, acondicionando una prisión en Illinois. Imagino el terror con que el vecindario de la cárcel recibió la información. Sólo podemos decirles a los vecinos, a modo de consuelo que esta última estrategia se retrasaría hasta el 2011. Hay tiempo aún para mudarse a otro Estado norteamericano. (Jackemate.com)

Por Lic. Ricardo Marconi

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar