Sábado, Enero 20, 2018
logo.jpg

Estado Islámico admitió que seguidores fueron los autores de la masacre en San Bernardito

“Dos seguidores del Estado Islámico atacaron hace unos días (este miércoles último) un centro en San Bernardino en California”, admitió este sábado el grupo radiofónico yihadista ‘Al Bayan’ en su radio online. En este ataque murieron acribillados por la pareja de atacantes catorce personas y otra cantidad similar resultó gravemente herida, y gran parte de ellos son de origen hispanoparlantes

Una agencia de noticias que apoya a Estado Islámico (ISIS en inglés) dijo este viernes último que los atacantes eran seguidores del grupo, mientras que dos fuentes del Gobierno de Estados Unidos dijeron ese mismo día que una de las dos personas aparentemente juró lealtad a un líder del grupo extremista Estado Islámico.

Tashfeen Malik, de 27 años, y su esposo Syed Rizwan Farook, de 28, murieron en un enfrentamiento con la policía horas después de la masacre del miércoles en una reunión con compañeros de trabajo en San Bernardino, a unos 100 kilómetros al este de Los Ángeles.

El ataque fue el tiroteo más mortal en Estados Unidos en tres años, y los investigadores estadounidenses analizan evidencia de que Malik, nacida en Pakistán y que vivía en Arabia Saudí cuando se casó con Farook, juró lealtad al líder de Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi, dijeron a Reuters dos responsables estadounidenses.

Agregaron que si se confirma la relación podría ser un “punto de inflexión” en la investigación.

Responsables de la inteligencia pakistaní contactaron con la familia de Malik en su país natal como parte de la investigación, dijo un familiar.

“Supe de esta tragedia hoy cuando un oficial de inteligencia contactó conmigo sobre mi vínculo con Tashfeen (...) Obviamente, estamos impactados”, dijo el tío de Malik, Javed Rabbani, en una entrevista, y agregó que su hermano, el padre de Malik, se había vuelto considerablemente más conservador desde que se trasladó con su familia a Arabia Saudí hace 25 años.

Tashfeen Malik había vuelto a Pakistán cinco o seis años atrás para estudiar química farmacéutica, dijeron responsables locales. Antes de llevar a cabo la matanza el miércoles, Malik y Farook destruyeron discos duros de ordenadores y otros aparatos electrónicos, dijo una fuente del gobierno estadounidense.

Los investigadores analizan una información de que Farook había tenido una discusión con un compañero de trabajo que se refirió a los “peligros inherentes del Islam”, según una fuente. (Agencias/Jackemate.com)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar