Sábado, Agosto 24, 2019
logo.jpg

Brasil será el primero en latinoamérica en tener un tren de alta velocidad

 

La vecina República del Brasil se convertirá muy pronto en ser el primer país latinoamericano en tener un tren de alta velocidad. Como siempre, desde hace muchos años, es Brasil la que lidera en cuanto tema se pretenda competir. Argentina lo había anunciado construir un sistema ferroviario similar, pero fue eso, solamente un anuncio de campaña que luego se diluyó.

La semana que viene se abrirá la licitación del ‘tren bala’ brasileño, y es el presidente Luiz Inácio Lula da Silva quien diseñó, junto con sus ministros, el cronograma para tener listo el servicio que unirá San Pablo con Río de Janeiro antes de los Juegos Olímpicos de 2016.

El costo de la obra está presupuestado en 19.400 millones de dólares. El 60% será financiado por el Banco de Desarrollo brasileño y el otro 40% por la compañía que gane la licitación, que además tendrá la concesión por 40 años. Será indudablemente el primer tren de alta velocidad de América Latina.

En el cronograma quedó establecido que el plazo de finalización de las obras es el año 2015. El objetivo primero de Lula era tener listo el tren para el Mundial de Fútbol que se realizará en Brasil en 2014. Pero la crisis retrasó las metas y ahora se lucirá recién para los Juegos Olímpicos.

El tren de alta velocidad Brasil, tal como se registró la marca, unirá las ciudades de Río de Janeiro, San Pablo y Campinas. En el medio hay ocho estaciones entre las cuales se encuentran los tres principales aeropuertos del país.

Además habrá otras tres paradas opcionales en los horarios no pico. En total recorrerá 510,8 kilómetros a una velocidad de 350 kilómetros por hora. Se estima que el servicio comunicará a unas 40 millones de personas.

El gobierno ya estableció que las tarifas económicas deberán ser inferiores a 200 reales (444 pesos argentinos) entre Río y San Pablo en hora pico, y menores a 150 (333 pesos argentinos) en hora no pico. Las de clase ejecutiva serán 325 (721 pesos) y 250 reales (555 pesos argentinos) en cada caso.

El tren será el primero de esas características en América Latina, luego del intento fallido de los Kirchner de hacer uno en la Argentina. Pero las críticas que le hacen a Lula por esta decisión son similares a las que se escucharon en la ‘Casa Rosada’ el año pasado.

Los debates se dan en torno a cuestiones ambientales, al estado de la red ferroviaria regular y al monto que demandará la obra.

El 26 de abril de 2006 el entonces presidente, Néstor Kirchner, anunció la construcción del tren de alta velocidad que uniría las ciudades de Buenos Aires, Rosario y Córdoba. El 29 de abril de 2008 Cristina Fernández firmó el contrato del proyecto con un consorcio encabezado por la francesa Alstom.

La obra se licitó a 1.320 millones de dólares, pero luego se admitió que costaría 4 mil millones de dólares. Tras escuchar críticas de distintos sectores de la sociedad y con la explosión de la crisis financiera internacional, el 13 de abril de este año el secretario de Transporte –Ricardo Jaime– reconoció que el proyecto del tren bala había descarrilado.

Su reemplazante, Juan Pablo Schiavi, no descarta la obra, pero está a la espera de una nueva venia política, que mejore la caja fiscal y que el Gobierno recupere la confianza de los mercados internacionales. (Jackemate.com)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

ULTIMO PROGRAMA



Get the Flash Player to see this player.

time2online Joomla Extensions: Simple Video Flash Player Module