Miércoles, Enero 29, 2020
logo.jpg

Apuntan al reutemismo en el cambio de costumbre para elegir al titular del Concejo Municipal

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

La lógica en la política no siempre tiene anclaje con las acciones de quienes la practican. Pero en el Concejo Municipal rosarino, al revés de esa ecuación, desde siempre se respetó la costumbre de designar a un representante de la primera minoría como presidente del cuerpo deliberativo. Pero ahora aparece un imprevisto cambio en esta costumbre y todos lo apuntan al reutemismo en su intención de desembarcar en Rosario en vistas a las elecciones del 2011.

Miguel Zamarini, actual titular del Concejo Municipal, de extracción socialista, recordó que “la presidencia del Concejo le corresponde al Frente Progresista, es lo que expresa la voluntad del voto popular”.

Y lo dijo no por el reglamento, pero sí por “la ética política”, que la presidencia del Concejo Municipal “le corresponde al Frente Progresista”.

Eso es lo que cree el actual titular del Palacio Vasallo, quien podría ser desplazado de ese lugar, a partir del 10 de diciembre, si prosperan las negociaciones que se impulsan desde el PJ para que sea un edil de ese partido quien se siente en la poltrona.

El equilibrio de fuerzas –oficialismo y oposición se dividen en mitades las bancas– que resultó de las elecciones de septiembre abrió paso a tal posibilidad.

Y el propio presidente del PJ provincial, Ricardo Spinozzi, instó a los concejales peronistas a impulsar un candidato propio.

Sin embargo, Zamarini, en diálogo con Radio Dos e Rosario, llamó a respetar el “compromiso histórico” de que la presidencia del Concejo queda para la primera minoría. Algo que, recordó, el propio socialismo hizo, por caso, en el período 2005-2007.

Sin embargo, desdramatizó sobre la posibilidad de que ocurra lo contrario. “Si me toca bajar a una banca más que molestia va a ser un nuevo desafío para mí”, sostuvo.

Spinozzi, que es senador provincial por el departamento General López, fue quien lanzó esta propuesta que se contrapone con la costumbre nacida desde la elección del primer presidente del cuerpo deliberativo rosarino, en diciembre de 1983.

Ya muchos de su partido, pero por abajo, admiten que la intención de Spinozzi (un legislador casi desconocido para la media de los rosarinos) es más por una cuestión partidaria y de intromisión política en Rosario, una ciudad que desde 1983 fue esquiva al peronismo y mucho más al reutemismo, que es el sector político al que adscribe. (Jackemate.com)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar